Los INEQUÍVOCOS SÍNTOMAS de una RELACIÓN INMADURA

A veces estamos tan enamoradas que no somos capaces de apreciar qué clase de relación tenemos, porque los sentimientos funcionan como una especie de “velo” que impide ver la realidad.

Puede ser que “algo sospechemos”, que tengamos una cierta inquietud, pero no más de eso.

Por eso, es importante reconocer las señales de una relación inmadura.

Estos son los más importantes.

1 Si estás en una relación inmadura, progresivamente el círculo de tus amigos se irá estrechando. Te das cuenta cuando un día quieres salir y estás tan alejada de tus amigas y amigos que parecen extraños. Una pareja no consiste en mirarse a los ojos y encerrarse en sí mismos, sino en mirar juntos en una misma dirección.

2 Cuando estás estancada en tu trabajo, tus sueños para el futuro quedaron olvidados en el tiempo y toda tu vida consiste solo en tu pareja y sus intereses, seguramente estás atrapada en una relación inmadura.

3 Si tú buscas que él cambie y él espera lo mismo de ti, es una clara señal de una pareja inmadura. En una pareja saludable, los dos se aceptan como son y se busca siempre una superación, pero sin que dejen de ser quiénes son. Los intentos de cambiar al otro normalmente terminan en problemas y discusiones y delatan que en el momento de comenzar la relación, quizás no se conocían tanto.

4 Las parejas maduras son estables emocionalmente. Esto no quiere decir que no discutan o tengas diferentes puntos de vista en ocasiones, pero han aprendido a gestionar los desacuerdos para que no llegar a la agresión destructiva. Los picos emocionales frecuentes y la inestabilidad, los “hoy te quiero y mañana te pego”, no son síntoma de un amor pasional, como muchas veces se piensa, sino de una relación inmadura.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"