Los hijos menos inteligentes, a causa de este error de los padres

Últimamente vemos a niños que cada vez tienen más dificultades en el ámbito estudiantil, es decir, tienen mayores problemas a la hora de aprender ciertas cosas. ¿Por qué se da eso? Según investigaciones realizadas, esto generalmente tiene que ver con cuestiones relacionadas a la tecnología. Y para peor, es algo que repercute en el estudio de los hijos, ya que ellos manifiestan problemas para atender en clases e incluso para entender las lecciones. Increíblemente este problema puede ser directamente por culpa de los padres, más aún si son papás muy permisivos con sus hijos.

Seguramente te preguntarás por qué esta dificultad tiene estrecha relación con los padres. Pues como verás, este grave daño puede ser a causa del abuso de las pantallas electrónicas por parte de los jóvenes, y precisamente es responsabilidad de los padres limitar el uso de ciertos dispositivos electrónicos. Un estudio asegura que mirar por mucho tiempo las pantallas, afecta al desarrollo cognitivo de los menores.

En El País se ha publicado un estudio, que consistió en hacer una comparación del desempeño intelectual de 4.500 niños estadounidenses de entre 8 y 11 años, en base a unas recomendaciones hechas por un plan canadiense llamado Movimiento 24 horas. El mismo consiste en hacer entre 9 y 11 horas de sueño, también como mínimo una hora diaria de ejercicio y menos de dos horas de ocio con pantallas.

Los resultados, publicados en The Lancet Child & Adolescent Health, indican lo siguiente: mientras más actividades individuales realicen los niños y niñas, tendrán mejores capacidades. Pero en todo esto hay un punto resaltante, que es el tiempo dedicado a los dispositivos, pues eso es algo que tiene una fuerte relación con la maduración intelectual. Investigadores de la Universidad de Ottawa han manifestado lo siguiente: “Descubrimos que más de dos horas de tiempo recreativo con pantallas se asocian con un peor desarrollo cognitivo en los niños”.

Tras este hallazgo, se recomienda limitar el tiempo frente a la pantalla de los aparatos electrónicos y realizar unas rutinas saludables de sueño en la etapa de la niñez y la adolescencia. Esta recomendación va dirigida a padres de familia, pediatras, educadores, etc.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"