Los cuidados de los senos: 6 consejos para mantenerlos sanos y en forma.

Estamos pendiente de tomar todos los recaudos posibles con respecto a los cuidados de la piel, estamos atentas a las marcas de expresión y a las manchas que nos salgan en el rostro, la celulitis y la flacidez, pero, sin embargo, todo nuestro cuerpo requiere de una especial atención aún las partes a las que menos le damos importancia. Los senos, una de las partes más atractivas de toda mujer, también requieren de algunas atenciones, es una zona delicada que no debemos dejar al descuido, mantenerlos sanos y en la debida forma requiere de algunos detalles que no siempre tenemos en cuenta. Presta atención a los siguientes detalles: 6 consejos para que tus senos luzcan saludables.


De entre los atributos del cuerpo femenino, son los senos los más llamativos ante los ojos del sexo opuesto y, por ende, tratamos de lucirlos lo mejor posible. Pensamos en la ropa con la que se vean mejor, pero no siempre tomamos en cuenta de que, así como atendemos el cuidado de nuestra piel, también los senos requieren de un necesario cuidado, no solo por el valor agregado de ser un ícono en la imagen femenina, sino porque también necesitan gozar de buena salud y mantenerse bien.

A continuación, te damos los 6 tips para que tus senos luzcan mejor que nunca.

No utilices agua caliente

Si bien es cierto que un buen baño de agua caliente nos resulta muy relajante, no es tan recomendable para los senos. La fuente de los deseos y de la buena fortuna, está llena de las ansias de todas las mujeres por mantener los senos eternamente firmes. Pues bien, las aguas a altas temperaturas no son saludables para esta parte de nuestro cuerpo.

Lo mejor es que los laves siempre con agua fría. Otro consejo que traemos a colación de este, es que te pases, al menos unas 3 veces por semana, un hielo pequeño envuelto en un paño por espacio de 2 minutos, aproximadamente.

No uses cualquier sostén, busca el indicado

Siempre escoge el de tu talla. Cuando acudes a una tienda a comprarte sostén, pruébate antes de comprar, asegúrate de que te queden bien, ni holgados, ni muy apretados, lo ideal es que la copa tome todo tu busto y que la carne no sobresalga por los costados, ni salga demasiado por arriba. Tampoco uses a diario los push ups, déjalos para ciertas ocasiones, todo lo que aprieta demás dificulta la circulación sanguínea. Ten presente este detalle a la hora de adquirirlos.

Los ejercicios siempre vienen bien

Así como realizamos una rutina de ejercicios o una caminata rigurosa o trotar, es bueno agregar algunos ejercicios ideales para mantener la firmeza de los senos. Puedes hacerlo en un gimnasio o si no, en casa puedes hacer algunos sencillos movimientos como doblar los brazos a la altura de los hombros y luego apretar las palmas de las manos por unos 10 segundos. Esto puedes repetirlo dos veces en 15 movimientos unas 3 veces por semana y consigue los mejores resultados.

La importancia de la buena postura

Las personas muy altas o las que tienen los pechos muy grandes suelen tender a encorvarse. Eso puede perjudicar en mucho no solo a la columna sino también a los senos. Trata de mantener una buena postura y, además, evita dormirte boca para abajo o apretando los senos con los brazos, puedes perjudicar tus pechos. La buena postura y caminar erguida te ayudarán a mantenerlos bien.

Una buena protección

Como sucede con todo el cuerpo, la excesiva exposición al sol puede dañar la piel de tus senos enormemente. Es una zona muy sensible de tu cuerpo y por lo tanto se hace necesario que le des la debida atención. Cuando queremos broncearnos y estar a tono con los colores cobrizos del verano, no pensamos en las múltiples consecuencias que ello, en demasía, puede provocar en nuestra piel y en particular en la zona de los pechos. Para ello, utiliza protección solar en los senos.

Otro buen consejo es utilizar cremas hidratantes que te ayuden a mantenerlos humectados. Existen productos muy buenos que pueden ayudarte a mantener la humedad natural de la piel. Si tienes alguna duda al respecto, visita a un dermatólogo que, según tu tipo de piel y tus características, te indicará los productos adecuados y que se ajusten a tu medida.

Un control necesario

Uno de los principales consejos que no solo hacen a la estética de tus senos, sino también a tu salud, es que revises tus senos, sus texturas y sus formas, si despiden algún líquido, si cambian de color en ciertas partes, y debes hacerlo periódicamente. Lo ideal es que puedas palparlos al menos una vez al mes. Esto te permitirá la detección temprana de cualquier anomalía que pudiera derivar en consecuencias graves si no nos revisamos a tiempo. Esto consiste en el simple ejercicio de palpar con los dedos de las manos tus senos hasta debajo de los brazos.

Controla todo el pecho de forma completa desde arriba hacia abajo y de un lado al otro, se trata de hacerlo desde las axilas al escote y desde la clavícula hasta la zona del abdomen.

Este es un control de autoexploración mamaria que puedes realizar frente a un espejo en casa, pero periódicamente, es necesario que te hagas un chequeo ginecológico para mantener de lo mejor la salud de tus senos.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"