Los celos, el mal humor y el pesimismo son contagiosos

Hablamos sobre los peligros de convivir con personas que sólo piensan negativamente.

La influenza y el sarampión son enfermedades serias, pero nadie habla de otras quizás aún más peligrosas y altamente contagiosas: los celos, el mal humor, el pesimismo permanente. Piensa en esa persona de baja energía que todos tenemos en nuestra vida, aquel que tiene un talento especial para llevar al fondo del pozo, suavemente, a quien esté cerca (y generalmente lo logra).

Esta es la persona a evitar. Hasta porque, si la alegría, la buena energía y la felicidad se pueden contagiar, lo mismo pasa con los celos, el mal humor y el eterno pesimismo y todo es aun peor si está persona es tu pareja.

Al principio, atraviesas noches enteras, oyendo historias de amor (fallidas, claro), crueldades cometidas (siempre por los otros, por ejemplo la madre, por supuesto!), abandono, etc, entonces ya sabes cómo es esto, ellos son las víctimas de todo. Y así te pronto te surge un vago sentimiento de omnipotencia. “Con mi amor voy a conseguir salvarlo”, crees. Lo siento, pero no vas a lograrlo. Comprensión, paciencia, cariño, pruebas de amor y de fidelidad pueden incluso ayudar, pero nada va a ser suficiente.

Sólo, que quien se resiste a un hombre encantador y complicado? las mujeres tenemos alma de ‘salvadoras’.
Y, con la convivencia, todo va a empeorar. Prepárate para ser socio-propietaria de ese club peligroso y no tan exclusivo: de los que siempre están contra todo y contra todos, incluso contra ellos mismos.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"