Los caballeros no pasan de moda

La palabra caballero proviene del latín caballarius. El concepto de un caballero nació como un compromiso de los guerreros que escoltaban a los reyes feudales. Además, también se les daba este nombre a los hombres que tenían un buen comportamiento en el ámbito social y a los que tenían detalles bonitos con las damas. Además, un caballero debe contar con ciertas características como ser un hombre gentil, ser respetuoso con todas las personas, encantador, tener buenos modales, que sea una persona íntegra y noble, de principios honrosos y buenos valores.

La mayoría de las mujeres sueñan con tener a un hombre así a su lado. Quieren ser respetadas y amadas siempre. Es decir, si van a comer a algún lugar lo indicado es que él le acerque la silla, si caminan juntos que él siempre camine del lado de la pared, que le abran la puerta del coche, ofrecerle su abrigo en caso de que tenga frío, no olvidar fechas importantes, ser pacientes en cualquier momento y mostrarse empáticos.

Hoy en día es cada vez más extraño encontrar hombres así. Ahí es cuando llega la pregunta de ¿porqué se ha perdido la caballerosidad? Con una simple reflexión podemos observar que uno de los factores más grandes por el cual los hombres han dejado de ser caballeros ha sido el rol mas igualitario de la mujer en la sociedad actual, su evolución . Con este cambio los hombres se sienten intimidados  y necesitan hacer algo para que puedan volver a sentirse seguros, y es ahí cuando aparecen los patanes.

¿Por qué algunos hombres son caballeros y otros no lo son? Como sabemos, los hombres tienen personalidades muy diferentes y es probable que a algunos no les nazca esa virtud o que se sientan incómodos siendo  gentiles y encantadores. Otros factores importantes que pueden influir también para perder esa caballerosidad son una infancia difícil, haber experimentado bullying o también puede ser por genética. Por otro lado también es probable que no produzca la suficiente cantidad de endorfinas, dopaminas o serotoninas, que son las sustancias que producen felicidad y que pueden influir mucho en el comportamiento de los seres humanos. En otras palabras, hay que tomar en cuenta si tiene síntomas o si sufre de depresión o de ansiedad.

El profesor Peter Jonanson, de la Universidad de las Cruces en Nuevo México, habla acerca de que muchos hombres ahora prefieren ser unos patanes. Por fuera aparentan ser encantadores pero su único propósito es buscar todas las cosas fáciles y cuando las hayan conseguido, las desprecian y las tiran a la basura. Son aquellos hombres que no saben lidiar correctamente con la responsabilidad. Con esa conducta y personalidad fatal, demuestran que no les interesa ser caballeros, por el contrario, sólo se enfocan en su satisfacción personal. Suelen ser encantadores por momentos, pero una vez que consiguen lo que quieren vuelven a ser patanes.

De acuerdo con un estudio aplicado únicamente a mujeres y realizado por la Universidad de Lancashire que buscaba saber cómo prefieren las mujeres al hombre con el que desearían compartir su vida, ellas afirmaron que les interesa más aquellos hombres que sean responsables y estables, en sus trabajos, protectores del hogar, buenos papás, caballeros, educados y agradables. Quizá hubo un momento en su vida donde le llamaron la atención los hombres patanes con el encanto de los “chicos malos”pero su “hombre ideal” siempre será un caballero encantador y respetuoso.

Probablemente piensen que la caballerosidad ya no es algo que esté de moda, pero en  realidad esto no se trata de moda. Se trata de la importancia de los valores de la vida y los buenos principios que se inculcan desde pequeños. Aquí los padres tienen una tarea ardua al educar correctamente a sus hijos, basándose siempre en los valores, enseñándoles en cada momento lo esencial que es el respeto hacia sí mismos, por la mujer y por el prójimo.

Seguramente algunas pensarán ¿Será aún podré cambiar mi nombre de un patán egoísta a un  caballero de honor? Si tú estás en esta situación, déjame decirte que nunca es tarde para cambiar. Lo importante aquí es estar conscientes del gran cambio positivo que se llevará a cabo y que muchas personas se quedarán asombradas en la gran persona en que se te ha convertido. ¡Sin duda alguna, con voluntad muchos cambios positivos se pueden realizar!

Tanto hombres como mujeres, en cualquier relación amorosa o humana, debe estar basada en el respeto. Los hombres patanes y las mujeres vulgares no son bien vistas en la sociedad, ya que la cordialidad y el buen trato son indispensables en toda relación.  Son sin duda elementos básicos que ayudan a mejorar la  sociedad.

Definitivamente el mundo sería un lugar más agradable si tendríamos más caballeros a nuestro alrededor; en el hogar, en el trabajo y en todas las otras partes. Además, el mundo daría un giro inimaginable y todo cambiaría para bien. Recuerda los caballeros, no pasan de moda.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"