Los 7 pecados mortales que acabaran tu matrimonio

Si consigues eliminar estos siete pecados de tu matrimonio, tu relación se volverá prácticamente indestructible. Cuando los vaivenes de la vida impacten a tu pareja, el amor y afecto que se tienen el uno al otro lograran que la relación no se desmorone. En el libro “Luchando por tu matrimonio”, los doctores Markman y Stanley individualizan lo que ellos denominan los 7 signos de alerta que reflejan el deterioro de una relación, y te los enumeramos a continuación:

1. Desvalorización

Cuando tu pareja no parece comprenderte o te hace sentir que no eres lo suficientemente bueno, significa que estás siendo desvalorizado. La desvalorización se presenta cuando te sientes como si nunca pudieras conseguir expresarte, cuando te sientes coartado constantemente, o cuando sientes que tu opinión no es importante. Esta es una situación de peligro porque todos queremos y necesitamos sentirnos comprendidos. Si tú desvalorizas a tu esposo de manera constante, él se verá tentado a buscar a quien sí lo valore y respete. Esto a su vez dará lugar a otra serie de situaciones conflictivas que en este momento no vamos a tratar.

2. Las palabras subidas de tono

Si con tu pareja empiezas conversando sobre pequeñas cosas de la vida de pareja o problemas personales y suben el tono de tal forma que terminan hablando de divorcio, déjame decirte que eso destruirá tu matrimonio. Ese tipo de comportamiento crea un ambiente que alimenta la crítica y la queja constante. Las palabras subidas de tono pueden aparecer de vez en cuando o ser algo constante. Si te ves a ti mismo enredado en una conversación que se pone cada vez más tensa, lo mejor es poner pausa y buscar otro momento para seguir conversando de una manera más amable. Repite ese proceso hasta que puedas mantener una conversación sin palabras subidas de tono.

3. Problemas de comunicación

Usualmente los hombres son más propensos a no comunicar sus emociones. Evitar cierta clase de conversaciones con ella puede convertirse en una situación crónica. El deseo de aislarse y evitar a tu pareja puede deberse a que estás teniendo problemas más profundos que no eras capaz de entender ni canalizar con tu pareja, y lo que no se habla, se agranda ¡

4.Interpretación negativa

Llamas a tu esposo al mediodía y él no responde. Entonces de manera inmediata comienzas a pensar que él está almorzando con otra mujer, y te haces la película. Un médico en servicio llama a su casa y su esposa no contesta, y eso le hace creer que ella lo engaña. Cuando algo irrelevante o incluso algo positivo es dicho o hecho y alguien de la pareja lo interpreta como algo negativo, el miedo se apodera de tu mente, para pasar luego a habitar en tu hogar. Tu esposo puede tener miedo de decir o hacer algo amable porque puede pensar que esa acción será mal interpretada. Una relación en la cual uno de los cónyuges vive realizando interpretaciones negativas, está en serios problemas, es una situación extremadamente desgastante para ambos. Para superar esto, siempre da por sentado que cada palabra o acción de tu pareja tiene la mejor de las intenciones. Míralo todo con amabilidad, te sorprenderás cuanta más belleza encuentras en cada gesto, en cada palabra.

5. Decir “NO”

La razón más común por la cual una persona dice “no” a su cónyuge en cosas profundas, es el egoísmo. La humildad, el amor y la confianza son pilares fundamentales para ser lo suficientemente valiente como para evitar decir “no” a tu pareja. Si tú y tu pareja adoptan esta filosofía en su matrimonio, el amor y el entusiasmo en su relación crecerán de una forma más profunda y significativa. Llegar a acuerdos positivos, basados en el consentimiento son el cimiento principal del matrimonio feliz.

6. El engaño emocional

El doctor Gail Saltz comparte siete banderas rojas que sugieren que has cruzado la línea entre un matrimonio feliz y otro próximo al divorcio. Si te das cuenta que compartes esperanzas y sueños con alguien que no es tu pareja, es probable que ya estés cruzando la línea de la infidelidad. Estas situaciones pueden o no incluir el acto físico de la infidelidad, pero van mucho más allá de acostarse con alguien.

7. Leer la mente

Lo contrario de ser una persona comunicativa es ser alguien que lee la mente. Creer que sabemos lo que nuestra pareja está pensando y sintiendo puede tener consecuencias muy negativas para el matrimonio, sobre todo si sumas esta actitud a que estas siempre sean negativas. EL que lee la mente cree que sus suposiciones son correctas y casi infalibles, actúa basándose en dichos supuestos sin consultar a su compañero. Para combatir la lectura de la mente, conversa con tu pareja. Si quieres saber algo, pregunta y sobre todo escucha. La comunicación es el mejor remedio para las personas que leen la mente.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"