Lo que sucede cuando toda tu vida gira alrededor de un hombre

¿Has observado que tu vida gira en torno a un hombre? Si no es así, te felicito ya que sabes lo que es verdaderamente importante. Pero en caso de que sí sea así, no te deprimas, no eres la única que ha vivido esta situación. En cierto momento mi vida comenzó a bambolear. Llegó un chico que me hizo ver mi entorno de otra manera, pero ese mismo chico fue el que me hundió.

Tenía independencia.

Antes que comenzara esta relación, me consideraba una mujer con un criterio propio. Decidía lo que era bueno y lo que no, para mi vida. No permitía que nadie participara en mis decisiones. Tenía claro que la única que podía hacer y deshacer con mi vida era yo. Así estuviera con alguien, deducía que esa persona podía hacer lo que quisiera con su vida, pues yo también quería lo mismo. No obstante, cuando conocí es este chico, comencé hacer todo lo contrario.

 

Era una relación complicada.

Al comienzo de la relación todo iba bien o eso era lo que yo creía. Lo malo es que él era un hombre muy inseguro. Cuando no estábamos juntos él me enviaba mensajes investigando qué hacía o no respondía los mensajes rápido. Al principio, me incomodaba mucho que hiciera eso, hasta que hablé con él. Pero, sentía que no me había escuchado. Continuó haciéndolo y en vez de que yo hiciera algo, acepté seguir ahí. Las cosas no cambiaron por su parte, pero por la mía sí. Empecé a darle muchas explicaciones de todo lo que hacía, incluso lo que no preguntaba. Después no era solo eso, yo también le pedía explicaciones de lo que hacía. No me conocía a mí misma, puesto era algo que yo no estaba acostumbrada a hacer. Y de esta manera fue pasando el tiempo, incluso renuncié muchas cosas con tal de estar con él.

Mi vida comenzó a girar alrededor de un hombre.

Todo fue muy rápido, y mi vida empezó a girar alrededor de él. Mis planes se creaban de acuerdo a lo que mi pareja quería. Obviamente que no me obligaba. Todo las cosas ocurrieron de esa manera fue por decisión mía. El asunto era que yo dejé de hacer algunas cosas o si las hacía, siempre lo contemplaba a él en mis planes. Cabe destacar que no tiene nada de malo incluir a tu pareja en tus diligencias, el problema es que tienes que saber hasta qué punto es sano hacerlo. Fue mi decisión aceptar que mis planes se hicieran a su conveniencia.

Todo se derrumbó

De la forma menos pensada, la relación se terminó. Cuando ocurrió, yo no entendía por qué había pasado, pues hacía las cosas como creía que eran beneficiosas. No obstante, después de mucho tiempo comprendí que ni siquiera eso era suficiente. El hecho de dar más de lo pedido no me aseguraba que fuera bueno por siempre. Acorde pasaban los días sentía que no podía más. Me sentía tan vacía que no quería hacer nada. Era extraño continuar sola, sin tener a alguien a mi lado para hacer las cosas. Para salir adelante tuve que buscar ayuda profesional, pues estaba hundida en un inmenso hoyo.

Poco a poco salí de la oscuridad.

Mi psicóloga me explicó que una vez que la vida gira alrededor de un hombre pierdes tu imagen. De manera que dejas de ser tú, te encaminas en vivir para complacer a alguien más. Esto es muy malo, debido a que pierdes tu propia integridad. La verdad es que a mí me ha costado muchísimo trabajo salir adelante, poder continuar y aprender a estar sola.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"