Lo que NO (y lo que SÍ) debe hacer una mujer casada

Casarse con la persona amada es, para muchas mujeres, una meta de vida, en muchas ocasiones la más importante.

Pero es necesario reconocer que implica la adopción de grandes cambios en el día a día y es necesario dejar de lado ciertas cosas que antes eran comunes y normales. Por otro lado, significa que existirán reglas de convivencia y de pareja, imprescindibles para una armoniosa vida compartida.

Los NO y los SÍ

 

1 Parece algo muy lógico y que ni siquiera debería mencionarse, pero luego de casarse hay que poner punto final a los coqueteos con otros hombres. Una mujer realmente enamorada de su esposo ni siquiera pensará en otras opciones. Un coqueteo “inocente” puede tomar un camino diferentes y provocar grandes problemas en tu vida y en tu matrimonio.

2 En el matrimonio no se “pide permiso”. Si estás en una relación de ese tipo, debes saber que no es algo saludable y tarde o temprano puede llevar a grandes complicaciones, porque son situaciones que tienden a aumentar en el tiempo. Antes de llegar al matrimonio es necesario establecer reglas claras para evitar inconvenientes futuros.

3 No dependas totalmente de tu esposo, tanto en lo económico como en lo emocional. Procura siempre ser una mujer independiente y capaz de tener tus propias actividades laborales. Progresa en tu trabajo o profesión y no dejes nunca de aprender cosas nuevas.

En cuanto a lo emocional, no te alejes de tus familiares y amigos, las parejas cerradas en sí mismas no son saludables y generan diversos problemas de convivencia con los demás y dentro de la relación.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"