Lo que muchas veces piensan los hombres (y no dicen)

Es por todos sabido que las parejas deben basarse en el amor, la honestidad y la confianza en todo momento.
Sin embargo, en todas hay también muchas cosas que no se dicen. Tener una relación tiene sus cosas buenas, pero también muchas que exasperan e incomodan y que se prefiere no mencionar para conservarla.

Es necesario siempre ir tratando de congeniar con el compañero sentimental, sus preferencias y rechazos, sus horarios y en muchos casos, eso no es tan fácil. Tanto ellas como ellos, para evitar una discusión (o más de una) callan y no dicen lo que están sintiendo o pensando.

En un estudio realizado con parejas de 53 ciudades diferentes de todos los continentes y recogidas en prevention.com los investigadores recogieron importantes conclusiones y resumieron en 9 puntos las cosas que los hombres quieren decir a su pareja, pero en ocasiones callan.

Lo que callan los hombres

1 “Quiero estar solo”:

Los hombres necesitan tener su espacio. Aún los más colaboradores y compañeros y que siempre están dispuestos a ayudar, quieren y necesitan unos minutos u horas para estar con ellos mismos leyendo, viendo la tele, jugando videojuegos, contestando emails o compartiendo con sus amigos un partido de fútbol o una salida. Algunos simplemente prefieren estar en silencio y apartarse, sin decir nada, pero probablemente no lo digan para que su novia o esposa no se enoje.
2 “Dedícame un momento igual que al de los niños”:

Cuando los niños llegan al hogar la relación de pareja inevitablemente cambia y las necesidades de ellos pasan a ser la principal prioridad. La atención de la madre se centra en sus hijos, desplazando al hombre a un segundo o tercer plano. En ocasiones, ella inclusive pierde el interés sexual durante un período de tiempo y todo el tiempo libre prefiere pasarlo con sus hijos y no con su marido. Esto resulta muy difícil de manejar y muy molestoso para muchos hombres, pero obviamente no dirán nada.

3 “Estás engordando querida”:

Normalmente el amor viene acompañado con unos kilos de más (que aumentan con el paso del tiempo). Sin embargo, él no dirá nada para no molestarla a ella (además de que normalmente el aumento se verifica en ambos miembros de la pareja), manteniendo un silencio cómplice, porque sabe que cualquier comentario afectará la autoestima de su pareja y probablemente cause un mal momento.
4 “Nunca me dices que me quieres”:

Es normal que en parejas de mucho tiempo disminuyan los mimos y las galanterías. Aunque las mujeres son las que más reclaman por ese aspecto (“no me miras más”, “no me dices que estoy linda”, “me corté el cabello y ni te diste cuenta”) eso no significa que los hombres no sientan lo mismo y necesitan demostraciones de amor.

5 “Me gustaría que hablaras más claro y fueras más directa”:

Hombres y mujeres no tienen la misma forma de expresarse y por eso, al hablar, muchas veces no se entienden. Los hombres prefieren normalmente un lenguaje más directo, “sin tantas vueltas”, metáforas ni edulcorantes, pero si dijeran que prefieren hablar de esa manera quizás no le caería tan bien a su pareja, por eso no lo mencionan.
6 “No estoy seguro de excitarte como antes”:

Aunque los hombres parezcan siempre seguros de sí mismos y de su virilidad, el paso del tiempo les afecta en su autoestima y tienen que saber que excitan a sus esposas. Es algo tremendamente importante, porque si no sienten que son la pareja que su esposa necesita en ese aspecto, pueden intentar buscar esa afirmación afuera de la pareja. Aunque necesiten sentirse afirmados en su virilidad por parte de su pareja, jamás lo dirán.

7 “No me corrijas tanto ni hables permanentemente de mis defectos”:

El ego masculino es muy elevado y hacerle notar sus fallas, grandes o pequeñas a un hombre, puede afectarlo en gran medida, especialmente si se trata de actividades en las que culturalmente se espera que sea bueno. A ellos les gusta sentirse útiles y “los mejores” y cuando se les hace notar que no lo son, puede hacer que se sientan muy mal… aunque, por supuesto, jamás lo dirán.
8 “Abrázame y cuídame”:

Normalmente las muestras de cariño disminuyen en una pareja de muchos años. Los esposos se ven todos los días, comparten los problemas y las cargas de la casa, por lo que “la magia” se pierde. La mujer deja de dar mimos a su marido y este lo nota… y lo siente. Se acerca más a ella esperando recibirlos, pero obtienen un “Ay, déjame, que estoy cansada”. En estos momentos a ellos les encantaría gritar “¡Ya ni me tocas!”, pero no lo hacen y se frustran en su interior.
Mantener una pareja es algo difícil, pero no imposible. Lo importante es tener el respeto necesario para hablar de todos los temas.
Y que viva el amor.

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2016-11-24/hombres-piensan-de-verdad-ocultan-a-su-pareja_1292802/


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"