Lo que debes hacer (y lo que no) si llegaste a los 30

El paso del tiempo (o nuestro paso por él) es inexorable.

Cuando somos niños y jóvenes nos parece que jamás llegaremos a adultos, pero inadvertidamente transcurren las horas, los días, las semanas, los meses y los años… y te das cuenta que llegaste a la tercera década de vida.

Esto trae aparejado una serie de cambios, entre ellos, algunas cosas que ya no debes hacer más y otras que sí.

Los sí y los no

Cada etapa de nuestra vida encierra potencialidades y problemas diferentes. Gran parte de la felicidad consiste en aceptarlos para poder seguir adelante.

Estas son algunas cosas que debes modificar cuando llegas a la tercera década de vida.

1 El maquillaje es uno de los aspectos en los que se expresan estos cambios. En primer lugar, debes prestar especial atención a los tips de limpieza, para que tu piel no se vea afectada, ya que a partir de los 25 años comienza a perder elasticidad y las arrugas, manchas y líneas de expresión pueden hacerse visibles.

En torno a los ojos, opta por los tonos marrones y no los negros; de esta manera, no lucirán tan pequeños y duros.

Presta atención a las cejas, ya que con el paso del tiempo los vellos se van perdiendo. Retócalas y defínelas diariamente con un lápiz marrón y gel o polvo para cejas.

El brillo de labios puede acentuar las líneas de expresión en tu boca, lo que es contraproducente. Utiliza labiales mates, rosas o nude para verte natural y fresca.

Cada noche, haz una limpieza antiaging. Utiliza una buena leche limpiadora, un tónico y de vez en cuando, un peeling.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"