Lo amas, pero sabes que lo mejor es romper

“El amor es ciego”, reza el dicho y encierra una gran verdad: muchas veces, el destinatario de nuestro afecto no lo merece, pero igualmente seguimos con él.

Sin embargo, muchas veces ocurre algo aún más difícil de entender: una mujer que abandona a un hombre, a pesar de amarlo profundamente.

Hay poderosas razones por las que toman esta decisión, yendo incluso contra lo que sienten en su interior.

Cuando el amor NO es más fuerte

Terminar una relación en la cual existe el amor parece algo difícil de creer, pero en ocasiones es la única salida.

Existen múltiples causas por las que esto puede ocurrir. La más importante es que la felicidad no depende de la persona que tengas al lado, sino de la vida que vas construyendo día a día. Si esta no es la que deseas y buscas, si no te genera bienestar, alegría y felicidad, tu pareja y el amor que sientes no te compensará de ninguna manera.

No es un proceso fácil dejar a quien se ama. Normalmente está acompañado de interminables dudas, una sensación de impotencia y desesperanza y fuertes luchas internas.

Hay preguntas que se repiten: ¿Y si mi pareja cambiase? ¿No será mejor esperar más tiempo? ¿Habrá otra cosas que yo pueda hacer? ¿No será que él es el amor de mi vida?, que normalmente se acompañan de la gran incertidumbre: ¿qué pasará después?

Pero, en algún punto, se reconoce que en realidad ya no existe una relación de pareja como tal. La mujer ve que toda su lucha y su idea sobre el otro solo existen en su cabeza y que ambos están “jugando partidos distintos”.

Ver esta realidad y aceptarla es un proceso delicado y complejo, pero una vez que se ha hecho, es muy claro lo que hay que hacer y solo resta definir el cuándo y el cómo del punto final.

Amor y apego

Dejar ir a quien amamos no es fácil. Puede ser que ellos ya no nos necesiten de la misma manera o porque ya no sienten lo mismo; quizás ambos han madurado de manera diferente, por lo que están en diferente sintonía.

En este punto, es necesario diferencial el amor del apego.

El amor brinda a tus seres queridos la posibilidad de no ser como tú y en él no hay lugar para el egoísmo ni para la demanda ciega.

En cambio, el apego exige que nos centremos en nuestras propias necesidades y deseos, con la demanda imposible: “ complétame”.

Al dejar ir a quien amas, después del lógico dolor, te sentirás mejor y más aún al comprender que él estará ahora mejor.

Las señales

Varias cosas pueden indicarte que ha llegado el momento de decir adiós a la relación. Estas son algunas de ellas.

1. Detestas de él lo que antes amabas. Su capacidad de organización, que al principio te fascinaba, te resulta controladora. Ya no lo consideras romántico, sino meloso.

2. La vida sexual ha cambiado radicalmente: antes tenían mucho sexo y ahora no o viceversa. Un estudio publicado en la revista norteamericana Archives of Sexual Behaviour, perteneciente a la Academia Internacional de Investigaciones Sexuales, reveló que en el primer caso, es porque el hombre tiene una aventura; en el segundo, porque está desesperado por hacer que las cosas funcionen.

3. Soportas cosas que no soportarías a nadie bajo ninguna circunstancia. Básicamente, estás dejando de ser tú misma por este amor. No parece un buen negocio.

4. Aunque resulte paradójico, muchas personas que están pensando en cortar una relación… ¡se vuelven más amables y encantadoras con su pareja! Según un estudio de la Universidad Cristiana de Texas, hay un patrón de conducta que la mayoría de las personas siguen cuando están considerando poner punto final: comienzan a fijarse en otros individuos y la culpa las empuja a ser excesivamente cariñosas con su pareja.

5. De repente, tu pareja ha dejado de hacer planes para el futuro y si le sacas el tema, simplemente lo elude. Los hombres odian dar malas noticias y por ello, no hablan del tema.

Las causas

Adiós, a pesar del amor: estas son algunas razones por las que esto se explica.

1. Si un hombre no hace sentir valorada a su mujer, no debe sorprenderse que ella decida dejarlo. Amar y proteger a la pareja es imprescindible, pero tanto o más es expresar los sentimientos y valorar a la persona que tenemos al lado. Si estás en esta situación, el lógico que consideres alejarte.

2. La infidelidad es la prueba de fuego que muchas parejas no resisten. Un engaño siempre es un duro golpe para una relación: algunas mujeres optan por quedarse, pero otras no lo hacen. Igualmente, siempre marca un antes y un después y puede significar un relanzamiento de la pareja, con nuevas bases.

3. Si una mujer siente que no es lo suficientemente buena para un hombre puede decidir abandonarlo. En algunos casos, la culpabilidad por algún hecho puede hacerla tomar la misma decisión e incluso, si ve que otra mujer es más adecuada para él.

4. Un hombre egoísta, que sólo piensa en sus propias necesidades y requerimientos, puede hacer que la mujer que esté a su lado simplemente huya.

5. El abuso, mental o físico, es una causa frecuente por la que una mujer decide abandonar a un hombre. Muchos hombres no se dan cuenta que son abusadores y es otra expresión del menosprecio hacia su pareja.

6. Las mujeres sienten la necesidad de ser parte de la vida de su pareja, tener confianza suficiente para contarse las cosas. Si un hombre no comparte su vida con su pareja o actúa en secreto, inicialmente la mujer se sentirá molesta por la desconfianza de él. También puede sospechar que le oculta algo, por lo que la relación resulta dañada.

El amor es muy poderoso, pero llega un momento en que, aunque sea muy grande, no logra mantener unidas a dos personas completamente diferentes y que quieren cosas distintas de la vida. Habrás visto parejas que llevan juntas mucho tiempo y luego se separan: esto se explica porque las personas y sus metas cambian y la otra simplemente no acompaña ese cambio. A veces, lo mejor es simplemente separarse cuando se sabe que no tienen nada en común.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"