Libérate y sé feliz

Libérate y sé feliz

Libérate de todo aquello que te bloquea, libérate de las personas tóxicas, libérate de las malas influencias, libérate lo que no te sirve para avanzar. Tienes derecho a liberarte de todo esto y, sobre todo, tienes el derecho de ser una persona completamente feliz. Para esto, es imprescindible que primero tengas la claridad para discernir entre las situaciones con las que puedes crecer (las cuales pueden ser desagradables) y las situaciones en las que sólo sufres y el aprendizaje está en saber alejarte de éstas.

Es normal que nos podamos sentir sobrepasados por ciertas circunstancias, por ejemplo, si nos sentimos rechazados o somos muy dependientes, podemos terminar dañados. Incluso podemos llegar a sentirnos esclavos de los demás y sentir que tenemos baja el autoestima. La buena noticia es que todo esto tiene solución. Para esto, a continuación se explicará el concepto de “cárcel invisible”.

Atrapados en “cárceles invisibles”

Todos nosotros hemos estado alguna vez atrapados en una “cárcel invisible”. La cual tiene la característica de que creemos que ésta nos protege de lo que nos puedan hacer los demás. Por ejemplo, si no hemos pasado por una relación de pareja positiva, intentaremos protegernos, evaluando muchas situaciones como amenazantes, sin que éstas lo sean.

Éstas cárceles nos limitan y hacen que nos sintamos vulnerables, haciéndonos creer que nos protegemos. Para poder empezar a sanar esto, en un inicio podemos ser conscientes de que ¡no somos libres! De que estamos atrapados. La pregunta es ¿Cómo nos libramos entonces? ¿Cómo podemos salir de esta cárcel que nosotros mismos creamos?

Son muchas las personas que se resguardan en este tipo de cárceles, pero tarde o temprano, lo normal es que se cansen de la monotonía y decidan arriesgarse de nuevo. A pesar de saber que les pueden hacer daño o que pueden cometer errores. Es un riesgo que los puede asustar, pero que llegado el momento, de todas maneras lo deciden correr. Y es que la monotonía y el aburrimiento nos pueden hacer un favor y darnos un empujoncito a salir de nuestra zona de confort.

No tengas miedo a arriesgarte.

Es normal el miedo a sufrir algún daño o a equivocarnos. Todo esto forma parte de tus experiencias de vida, las cuales pueden generar un gran aprendizaje, que te ayudará a seguir adelante, a conocerte un poco más a ti mismo y a los demás. Si buscas protección, hazlo durante un tiempo, ¡pero que sea un tiempo corto! Después, libérate. Si pasa demasiado tiempo, puede ser que te quedes estancado en la comodidad y que cada vez te cueste más salir de ella.

Libérate, sigue el camino correcto

Ahora, es el momento perfecto para empezar a liberarse de: lo que nos detiene, de lo que nos dificulta alcanzar nuestras metas o de lo que nos limita. Son muchas las situaciones en las que nos podemos ver atrapados. Puede ser que a veces, nos sintamos ciegos, sin saber cómo diferenciar entre aquello que necesitamos alejar de nosotros y aquello que debemos conservar. Entonces ¿Cómo podemos saber de qué liberarnos?

Principalmente, libérate de personas que no le agreguen valor positivo a tu vida. Éstos pueden ser tu exnovio o exnovia, amigos o jefes, que te hicieron daño o que no te hacen bien.

También están en la lista:

Las creencias erróneas, situaciones que te causan sentimientos negativos como el sentirte poco valorado, la depresión que no te permita expresar lo que sientes, los miedos que te bloquean, el miedo a perder, el rencor, la envidia y el perfeccionismo extremo.

Personas o situaciones a las cuales seas dependiente o adicto y que te hacen sufrir.

Cosas materiales o intangibles (canciones, películas, lugares, etc) que te generen tristeza.

Libérate hasta de los momentos de éxito, porque los mejores aún están por venir.

¿Estás preparado para ser feliz?

Si logras liberarte de todo lo anterior, podrás generar una vida plena, llena de paz y de armonía. Pero, esto no es tan fácil. La liberación conlleva un proceso lento, tanto que nos puede llegar a frustrar. Si es tu caso, no te preocupes, cuando te liberes completamente, verás que en realidad no era tan complicado. El primer paso, siempre es el más difícil, pero una vez que empieces a decidir qué tienes que dejar atrás, y puedas efectivamente empezar a hacerlo, los siguientes pasos serán cada vez más fáciles. Además, que podrás encontrar mayor motivación una vez que veas los resultados de tu cambio.

El problema de liberarnos de todas las cosas que nos bloquean y nos paralizan, es que sufrimos una especie de apego hacia a ellas. Si algo nos da miedo, en lugar de enfrentarlo, lo ignoramos o lo intentamos apartar. Estamos acostumbrados a actuar pensando en tratar de evitar nuestro sufrimiento inmediato, pensamos que sufrir un poco todos los días, no es tan malo. Tal vez pensamos en que si no tomamos decisiones, el problema se va a solucionar solo. Cuando la realidad es que sólo estamos alargando el conflicto. En lugar de enfrentarlo, de aceptar las consecuencias y poder seguir con nuestras vidas.

También debemos liberarnos de aquellas creencias que nos limitan a salir de nuestra zona de confort. Algunas sólo nos amargan la vida. Por ejemplo, todos poseemos creencias acerca de lo que es bueno o malo para nosotros. Nos sucede a menudo con el concepto del error. En general, hemos aprendido que uno no se debe equivocar. Pero también puede ser una excelente fuente de experiencia y de conocimiento.

Libérate para poder ser feliz.

Si ya te has liberado o si tienes intención de hacerlo, la felicidad se encuentra muy cerca, sólo basta con construirla día a día.

Libérate para que puedas vivir tu vida como realmente quieres y no como a los demás les parezca. Para esto, debes tener claridad de quién eres, quién has sido y quién quieres ser y de cómo quieres ser. Debes preguntarte, si actualmente estás haciendo algo para llegar ahí y si las decisiones que estás tomando te están llevando en ese camino.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"