Lecciones que aprendes a la fuerza cuando se acaba el amor

Cuando una relación en la que pensaste que duraría toda la vida se acaba el nivel de tristeza es enorme y desagradable porque todos nos llena los ojos de lágrimas y no podemos dejar de pensar en todo lo que pudo haber funcionado o cambiado para que jamás llegara ese momento tan fatal. Los planes a futuro ya no se llevarán a cabo y eso te mata por dentro de a poquito, te carcome y lo que más deseas es dejar de pensar a esa persona y borrarla de una vez por todos de tu mente. Todo se vuelve caótico. No te provoca comer. Pierdes peso….

No te preocupas por tu apariencia y solo sentir que no puedes tocarla porque ya no te pertenece es todo un bajón emocional. Por supuesto que todo esto sería más fácil si no te pusieras a escuchar millones de canciones deprimentes, no pasaras los días releyendo las conversaciones y viendo las fotos que tenían juntos, estuvieras de humor para salir a disfrutar y no para terminar con una borrachera por extrañarle, pero esto es casi imposible, de hecho, totalmente imposible, la única manera de que sucede es que no haya existido tanto amor y querer.

Una etapa de tu vida ha terminado, una etapa que nunca hubieses querido que terminara y crees con todas tus fuerzas que no podrás superarla aunque esto sea mentira. Lo creas o no, tarde o temprano el corazón sana, las heridas ya no duelen y estarás lista para enfrentar al mundo una vez más. Solo debes tener mucha paciencia y darle tiempo al tiempo. Tal vez escuches mucho este consejo pero es el más verdadero, nadie mejor que el tiempo para sanar las heridas. Terminar una relación es difícil, pero siempre podemos elegir entre hundirnos en la tristeza o aprender lo mejor de ella.

EVENTUALMENTE APRENDERÁS ESTAS LECCIONES

1. No te arrepientas por lo vivido con tu amor.

No importa ninguna de las situaciones que los hayan conducido a la ruptura, piensa que en algún momento se eligieron mutuamente el uno al otro para compartir sus días y la pasaban bien. Incluso recuerda cada momento feliz que tuvieron de la mejor manera posible, esos son los recuerdos que más necesitamos en estos momentos. Antes de arrepentirte o avergonzarte de un amor pasado, mejor piensa en la felicidad que te daba y agradece los buenos recuerdos. Esto es muy importante. No todo amor que te haya hecho sentir en el cielo es un mal amor por el cual debas arrepentirte.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"