Las ventajas de los “feos”: por qué son los preferidos por las más “lindas”

Es algo constatable en parejas famosas, pero también en el día a día: ¿te has fijado que muchas veces la más linda de la discoteca está con alguien feo? ¿ Cómo es el novio de tu amiga más linda? Y el tuyo: ¿ es lindo según los cánones imperantes?

La explicación clásica de por qué las chicas más guapas se acercan a los feos, es que los hombres se fijan más en el físico al momento de elegir pareja, mientras que ellas ven la belleza interior.

Sin embargo, un investigador estadounidense decidió realizar una investigación científica al respecto y ha extraído una conclusión muy llamativa.


Un estudio

James McNulty, un investigador de la Universidad de Tennessee en Estados Unidos, ha buscado una explicación científica al hecho de las parejas constituidas por una mujer “linda” y un hombre “feo”, yendo más allá de la explicación popular.

La intención era ahondar en la conclusión de los estudios previos, que demuestran que los rasgos físicos son determinantes en la etapa de seducción y paralelamente estudiar el papel de la belleza en las relaciones ya consolidadas.

El estudioso reclutó a 82 parejas casadas en los últimos seis meses. Todas habían estado juntas al menos tres años antes de su matrimonio.

McNulty clasificó a las mujeres de acuerdo con la belleza de su rostro en una escala del 1 al 10, tomando en cuenta que la mujer con la calificación 10 era la “mujer perfecta” y basándose en estudios previos que establecían pautas universales.

En un tercio de las parejas, la mujer era más bella que el hombre; en otro tercio, el hombre era más atractivo. En el tercio restante, existía un equilibrio entre ambos.

Las parejas recibieron la consigna de discutir sobre temas personales. Las peleas duraron 10 minutos y se grabaron en videos, que McNulty analizó después para comprobar hasta qué punto los maridos respaldaban a sus esposas.

En términos generales, los esposos que se comportaban mejor tenían a las mujeres físicamente más sobresalientes. También se descubrió que en las parejas de hombres más guapos, ninguno obtenía del otro el respaldo que esperaba en la discusión.

El científico hizo la siguiente teoría: el hombre que es físicamente menos atractivo que su esposa, tiene la sensación de estar disfrutando de algo más de lo que podría esperar. Siente que obtuvo algo mejor de lo que él mismo puede proporcionar a ese nivel, así que trabaja duro para mantener la relación, ofreciendo la atención y el respaldo que toda mujer desea.

Justamente en esta última frase del por qué la mujer no repara tanto en el aspecto físico, se encuentra la explicación de por qué prefiere a un “feo”: ella busca respaldo y otras cualidades, antes que lo estético.


En el hombre puede darse otra actitud bastante negativa. Cuando se casa con una mujer menos guapa que él, siempre está pensando que podía haber conseguido “algo mejor”. Vivirá con una especie de eterna insatisfacción y al mirar a mujeres del brazo de hombres más feos, hasta dirá que “el mundo es tan injusto”. Estos hombres, por supuesto, no darán ningún respaldo ni compromiso a la relación (y más vale huir de ellos).

Otro estudio

En la Universidad Estatal de Florida también se realizó una interesante investigación al respecto.

La estudiante de doctorado Tania Reynolds y la profesora asistente de psicología Andrea Meltzer evaluaron a 113 parejas de recién casados. Tenían una edad promedio de 20 años y el objetivo era entender si el atractivo físico juega un papel en la felicidad.

En la primera parte del estudio, las investigadoras calificaron a los participantes en función de su atractivo; además, les pidieron responder un cuestionario sobre sus deseos personales.

Posteriormente, cada participante se clasificó en una escala de “deseabilidad” basada en el atractivo de la cara y el cuerpo.

Los resultados revelaron que las mujeres que tenían esposos atractivos, intentan constantemente tener un buen estado físico para verse mejor, siguiendo una dieta saludable y haciendo ejercicios en forma regular. Las mujeres respondían “sí” a preguntas como “me siento extremadamente culpable después de comer”, “me gusta que mi estómago esté vacío” y “me aterroriza ganar peso”.

Por su lado, las mujeres que no tenían maridos atractivos, no experimentaban la necesidad de hacer esfuerzos físicos ni alimenticios para estar en la “competencia de sensualidad” contra otras mujeres y esto las hacía sentir felices. No se preocupaban por verse tan sexy como sus esposos y disfrutaban plenamente su vida al lado de ellos.

Los resultados revelaron que tener un marido físicamente atractivo puede tener consecuencias negativas para las esposas, especialmente si estas no son tan atractivas.

La ventaja es de los feos

Por lo expuesto en estas dos investigaciones, se concluye que la mujer “bella” que se une a un hombre “feo”, obtiene de este ciertas ventajas que la hacen sentir mejor.

En primer lugar, se sienten más respaldadas por su pareja, ya que el hombre, de alguna manera, intenta “compensar” su desventaja física.

En segundo lugar, si el hombre que tiene a su lado es muy atractivo, se siente presionada a lucir bien ante la posible competencia de otras mujeres.

En conclusión, las mujeres hermosas buscan a los feos porque así las parejas funcionan mejor, ya que los hombres, cuando son menos atractivos que su esposa, tienen la sensación de estar disfrutando de algo más de lo que podría esperar, mientras que ellas se sientes más cómodas y disfrutan más de la relación, siendo esa más sólida.


4 razones populares

Más allá de lo que dice la ciencia, estas son los motivos que explican las parejas conformadas por una mujer linda y un hombre feo.

1. A las mujeres les gusta ser el centro de atención: si son las bonitas de la relación, llamará ella la atención a cualquier lugar que vayan.

2. Las mujeres le temen a la infidelidad y esta es menos probable, en teoría, si él es feo (aunque estos también hacen de las suyas).

3. Los feos son más atentos y tratan a su pareja como una reina.

4. A veces, los hombres lindos tienen poca cosa más para mostrar. En cambio, los feos compensan con otras cualidades (buena conversación, inteligencia, buen humor…) .


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"