Las posturas que debes adoptar para dormir si sufres molestias

​¿Alguna vez te ha sucedido que quieres conciliar el sueño y no encuentras la postura adecuada? Claro, la acción de dormir también tiene sus estrategias, pero tampoco es para perder la cabeza por eso, son cosas simples pero seguras e inteligentes, que te serán de gran ayuda a la hora de dormir. A veces caes en la desesperación porque en vez de subirte al “tren de los sueños” sigues dando vueltas y vueltas, tanto que cuando te das cuenta ya pasaron varias horas y tú aun no has pegado un ojo. Verdaderamente es una situación que desespera, porque sabes que durante el día no resentirás la falta de sueño.

​Lo recomendable para que el cuerpo pueda descansar correctamente, es dormir ocho horas diarias, y cuando te acuestas pero no duermes comienzas a preocuparte. Normalmente sigues las instrucciones para obtener un buen descanso: acostarte a una hora razonable, apagar las luces, ponerte una ropa cómoda etc. Sin embargo, te pasas dando vueltas y te sientes incómodo.

​¿Por qué no puedes dormir bien?

​Comúnmente las personas se centran en objetos externos para culparlos del insomnio, pero aunque no creas, la raíz de los problemas se encuentra en ti mismo, es decir, el no poder dormir tiene mucha relación con la posición corporal que estés tomando. Es normal que si duermes en una postura inadecuada, al amanecer experimentes dolores en las articulaciones y por supuesto, el sueño se convierta en algo muy difícil de alcanzar. Por eso, aquí te contaremos algunos puntos que pueden servirte de ayuda para un buen descanso.

Cómo dormir de acuerdo a los síntomas

​A continuación te dejamos algunos consejos para dormir de manera tranquila de acuerdo a los síntomas que puedas estar presentando, así que léelo con cuidado:

• Cambiar la postura
Es importante cambiar la postura a la hora de dormir. Los expertos evalúan en Prevention algunas alternativas para tu cuerpo si se presentan algunos de los cinco problemas más comunes, que pueden impedirte dormir de manera adecuada. También comparten consejos útiles para poder dormir bien durante la noche.

En este sentido es importante aclarar que, más allá de que existan estudios científicos, que indiquen cuáles son las posiciones adecuadas para un descanso y cuáles son las incorrectas, la realidad es que muchos expertos se basan en que no existe una verdad absoluta para eso, ya que la postura adecuada para dormir debe ser en base al problema que tenga la persona (ya sea de espalda, respiración, etc.).

Básicamente la postura que debes evitar en absoluto es la de estar boca abajo al momento de dormir, ya que la columna estará desalineada y es probable que eso te produzca dolores de espalda. Las posiciones más recomendables son dormir de los costados o boca arriba, en ambos casos tratar de mantener la espalda recta.

• Ronquidos
Es un sonido que se produce básicamente cuando existe una obstrucción del paso

de aire en las vías respiratorias como son la boca y la nariz, donde también tiene participación la faringe, la lengua, el paladar y la campanilla. Normalmente cuando una persona mete y saca aire, esos órganos chocan entre sí produciendo una vibración y por ende, generan ese molesto ruido llamado ronquido. Este problema es más frecuente en hombres que en las mujeres.

Los ronquidos fuertes pueden, aparte de despertarte, provocarte sequedad en la boca y dolores de garganta al amanecer. El primario o simple tiene que ver con los sonidos graves durante el sueño en la vía aérea superior. Normalmente esto no viene acompañado de episodios de apnea, hipoventilación, desaturaciones, ni otros problemas relacionados con esa fuerte respiración. Esto significa que no hay interrupción de la respiración, ni la persona que lo padece se despierta. Ante todo esto una opción válida es dormir de lado, ya que eso permitirá que la lengua y la mandíbula caigan hacia adelante, impidiendo así los ronquidos.

• Dolores de espalda
Este es un problema bastante común. Al dormir solemos adoptar ciertas posiciones donde ejercemos mayor presión sobre el cuello, los hombros y la zona lumbar. Lo que debemos evitar es dormir boca abajo. Esta posición produce cierta reducción de la curvatura lumbar, lo que indica que hay una tensión en la musculatura de esa zona. También se produce cierta tensión en los hombros, ya que es necesario girar el cuello para poder respirar.

Lo ideal en este caso es adoptar una postura en el que puedas mantener la columna vertebral alineada de manera correcta. El director médico Michael Perry, comenta que la mejor manera de dormir es haciéndolo de lado o de espalda, como lo llaman algunos. Puedes utilizar almohadas y colocarlos de manera estratégica, específicamente debajo de la rodilla para reducir la presión sobre la espalda y evitar su arqueo, en caso de dormir boca arriba. Si duermes de lado, puedes colocar una entre las piernas para ayudar a tus caderas a alinearse correctamente.

• Pechos grandes

La mejor opción en este caso es dormir boca arriba, ya que los senos no estarán debajo o entre tus brazos, con la posibilidad de ser aplastados y afectar de esa manera el descanso. Según el médico Perry, dormir de esa manera también ayudará a aliviar la presión que causa la pesadez de los pechos, reduciendo a su vez la posibilidad de amanecer con un dolor de espalda. Para un mayor beneficio, puedes colocar un cojín debajo de las rodillas y ayudar así a tu columna a mantener una curvatura natural.

• Acidez
Sí, tener acidez también nos obliga a adoptar una postura adecuada al momento de dormir por las noches. El ardor gastroesofágico es un problema “común” pero a la vez algo desconocido. Básicamente los alimentos al llegar al vientre, vuelven a fluir hacia arriba, esto debido a que la válvula que los separa del esófago no se cierra bien. Eso se puede minimizar al momento de dormir, lo ideal es mantener la cabeza elevada utilizando una almohada adicional. Perry explica lo siguiente: “En una posición más vertical, la gravedad ayuda a mantener el ácido en el estómago”.

Evita dormir hacia el lado derecho, ya que eso dificultaría que los residuos del aparato digestivo se desplacen con facilidad desde el intestino grueso hasta el colon.

• Dolores de cuello
Este problema es bastante común y aunque no exista una forma de dormir que funcione para todos, los expertos recomiendan siempre no hacerlo boca abajo. Deberías elegir una almohada con un grosor medio, ya que de ser muy fina podría provocar dolores en la espalda debido a la tensión del cuello.

Si te identificas con algunos de estos problemas, prueba estas recomendaciones. Como verás no existe una forma de dormir que se adecue a todos los problemas, sin embargo existe una forma exclusiva de evitar dormir. Si antes te costaba descansar,¡ahora es momento de recuperar el sueño perdido!.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"