Las 8 leyes de la atracción y el carisma

Especialistas estudian el carisma y dan consejos que te ayudan a aumentar tu magnetismo personal.

Belleza, poder o inteligencia no explican toda la atracción que uno ejerce sobre una persona o un grupo. Hay una fuerza invisible, pero totalmente perceptible, que actúa a favor de quien domina el arte de encantar a las personas. Es el tal ‘carisma’ que ya fue definido como don divino y, hoy, es estudiado por los profesionales de la psicología, de las ciencias sociales y de la neurolinguística para aumentar el magnetismo personal. Todo el mundo tiene la capacidad de brillar.

1. Desarrollar la confianza en sí mismo
La primera regla de oro es creer en el propio poder. Parece fácil, pero, dependiendo de la forma en que uno se crió, puede significar vencer algunos obstáculos. “Cada vez más, se estudia la infancia para entender los efectos de la familia en el desarrollo de la autoconfianza”, afirma Leila Tardivo. Si no recibió cariño y apoyo de sus padres y siempre oyó de ellos que no era lo suficientemente bueno, corre el riesgo de llegar a la edad adulta creyendo que no tiene nada especial. Peor, creer que necesita cambiar algo en su personalidad o en la apariencia – cómo ser más extrovertida, adelgazar, vestir las marcas del momento – para sólo así conquistar la admiración de los demás.

2. Destacar tus puntos fuertes
Vivir atareada significa vencer un torbellino de desafíos por día. Sumergida en la rutina, te quedas con la impresión de que nunca hace suficiente. No caigas en edo. Usa tus puntos fuertes en cualquier momento – y no sólo cuando da tiempo de pensar en ellos – porque conocer las propias cualidades es como lanzar un reflector sobre tí.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"