Las 8 etapas de una ruptura

Superar una ruptura no es una tarea sencilla; podemos tener días buenos y otros no tanto, pensar que nunca seremos felices nuevamente o hacer todo lo posible por salir adelante.

En ese momento es cuando la depresión puede aparecer y debemos sacar energías de donde sea para continuar. Aunque una relación se acabe, eso no significa que el amor muera.

Cuando terminamos una relación atravesamos por diferentes etapas, algunas más notorias o duraderas que otras. Todo dependerá de cuánto tiempo deseemos permanecer en ellas o qué hagamos para superar la situación.

Nadie se acostumbra a las rupturas por más relaciones de pareja que haya tenido en la vida, pero la experiencia te hace estar más preparada porque al menos sabes lo que te va a tocar pasar.

Estas son algunas etapas que pasa todo el mundo en la ruptura y que todo el mundo supera:

1. Pérdida.

En la primera etapa de la ruptura, la pérdida es lo primero que se experimenta. No comprendemos muy bien la situación, nos cuesta mucho adaptarnos a estos bruscos cambios y cometemos el error de suplicar y rogar a la (ex) pareja para que no nos deje.

Debes tener en cuenta que las súplicas no harán cambiar de opinión a alguien que ya ha tomado la decisión de marcharse y si es así, se quedaría solo por lástima o culpa.

2. Ansiedad y Depresión.

Las fases de la ruptura no son lineales, sino más bien como un ‘sube y baja’ o una montaña rusa de emociones. Por ello, tras haber sentido la rabia más grande del mundo, ahora nos sentimos angustiados y ansiosos.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"