Las 12 señales de una relación dañina.

En ocasiones, nos es difícil darnos cuenta de lo que está mal en una relación, simplemente porque estamos inmersas en ella. Los amigos y familiares se dan cuenta, pero no nosotras.

Esto se explica porque el enamoramiento funciona como un “velo” que oculta los aspectos negativos y no nos permite ver lo que realmente sucede. En otras ocasiones, simplemente nos acostumbramos tanto a lo negativo, que lo tomamos como algo “normal”.

Los tips

En el mundo de las relaciones, es difícil establecer cosas puntuales que sean universales para todas, pero sí es posible hablar de los aspectos generales que permiten definir a una relación dañina.

Es importante tener bien claro qué señales dan, para poder identificarlas sin inconvenientes.

1 Si las groserías son parte del día a día, hay algo que está mal: el respeto es la base de toda relación. Si él te dice permanentemente cosas impropias, no es que tenga un carácter fuerte, es que no te respeta. Huye inmediatamente.

2 El control excesivo es una señal clara de una relación dañina. Puede tomar diferentes formas: revisar los mensajes del celular o pedir los códigos de acceso, pedirte que te llame cuando sales y llegas al sitio de destino, llamar por a tus familiares o amigas para saber si estás con ellas, “visitas” sorpresivas en tu trabajo, no dejarte salir si no es con él, entre muchas otras. Él te dirá que lo hace porque “se preocupa por ti”, pero realmente es que simplemente es un controlador.

3 Las mentiras son indicadores de una relación dañina. Las reuniones de trabajo fuera de hora, las salidas frecuentes con los amigos, las roturas del auto, la aparición súbita de nuevas actividades e intereses: todo esto puede ocurrir, pero si se repite frecuentemente y se van alternando, indica la existencia de una relación nada positiva.

4 Una relación sana se basa en la confianza: si él no confía en ti, es algo preocupante. Se suele decir que los celos son una señal de amor, pero en realidad llevan la relación a un lugar peligroso. Si no hay plena confianza, no hay nada y no se puede hablar de una verdadera pareja.

5 En una relación sana debe existir apoyo y compañerismo: si algo le ocurre a uno de los dos, el otro debe estar presente. Si él no es tu primera alternativa en caso de un imprevisto, piensa sinceramente sobre la relación que estás llevando.

Si él no está cuando lo necesitas, ya sea por un motivo de alegría o uno de tristeza, debes preguntarte: ¿qué clase de relación tengo?

6 Presta atención a lo que sientes íntimamente. Analiza lo más objetivamente posible tus sentimientos: ¿Qué sientes cuando estás con él? ¿O cuando te preparas para verlo? Si te sientes esperanzada, feliz, llena de vida, optimista y rebosante de alegría, es una buena señal. En cambio, si sientes enojo, cansancio, miedo, enojo o resentimiento o si frecuentemente piensas en escapar de esa relación, significa que algo no está bien en tu pareja… y tus sentimientos te lo indican.

7 Cuando hay hijos anteriores, es clave la posición que se tome ante ellos. Posiciones como “tus hijos o yo”, son clara señal de una relación dañina y enfermiza.

8 En las relaciones dañinas suele estar presente la manipulación, que puede adoptar la forma de agresiones y amenazas o, por el contrario, aparecer disfrazada de sutilezas y en frases como “no me quieres como yo te quiero a ti”, “no tienes en cuenta lo que yo siento”, “yo no valgo para ti”, “si no haces esto es porque no me quieres”, etc. En todos los casos, la intención: el manipulador quiere que la otra persona haga todo lo que a él le conviene.

9 Quizás parezca obvio decirlo, pero la infidelidad es una de las señales más comunes de una relación dañina. Esto va más allá del perdón: muchas veces esto ocurre, pero la parte engañada quedó muy afectada y le resulta difícil retomar la confianza.

10 Las parejas sanas y saludables se muestran juntas en público: cuando uno de los integrantes de la pareja siente vergüenza de mostrarse en público con el otro, ya sea en reuniones con amigos o familiares, es una clara señal de que algo está mal (y ni hablar si directamente dice que es soltero).

11 Si sientes que no decides nada en tu vida y que todo pasa por lo que diga tu pareja, significa que estás en una relación muy dañina. En ningún caso una pareja implica que se pierda la individualidad, sino que por el contrario, esta se potencia en una relación sana.

12 Muchas veces, las relaciones dañinas llevan a mentiras. Las personas que te conocen perciben que tus cambios negativos tienen que ver con tu relación y hacen preguntas a las que tú respondes con mentiras para no preocuparlos.

Todos nacimos para ser felices, no hay ningún motivo por el cual se deba permanecer en una relación destructiva y dañina.

El primer paso es identificar las señales. Si llegas a la conclusión que estás en una relación de ese tipo, debes hacer lo que sea mejor para ti.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"