Las 10 reglas de oro de una buena madrastra

De acuerdo con la Stepfamily Foundation, en Estados Unidos cada año hay 1300 nuevas familias ensambladas y se estima que el 66 por ciento de las parejas que se unen en segundas nupcias se separan cuando hay hijos de por medio.

Los especialistas aseguran que a las mujeres les toca el papel más duro que a los padrastros, pues viven en medio de una gran contradicción: por una parte, sienten que deben representar una figura materna y por otro les aconsejan mantener la distancia.

La psicóloga Lisa Doodson, las mujeres tienen a su cargo los niños de su marido y los propios son las más afectadas emocionalmente.
Además, según su experiencia, no solo como madrastra sino como profesional investigadora, ha descubierto que la relación más compleja es la que se da con las hijastras, en especial a partir de la preadolescencia: las jovencitas se sienten bastante celosas del tiempo que su papá le dedica a una nueva mujer y, por un asunto de solidaridad de género, creen que si se acercan a ella estarán traicionando a su mamá. ¿Cómo lidiar con este papel sin perder la cabeza?

#LAS REGLAS

1. El tiempo, al tiempo.
La noticia no tan alentadora es que según los estudios se ha demostrado que las parejas con hijos de anteriores uniones pueden demorar entre cuatro y siete años en funcionar como una familia. El único antídoto y solución contra la desesperación, como lo explicó Doodson, “es tomar las cosas con mucha calma”; el vínculo podrá construirse si hay respeto y confianza de por medio.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"