Las 10 realidades que se esconden detrás de los solteros exigentes

Admitámoslo. Están de moda. Los solteros y solteras son la creme de la creme. Ahora que todo va y viene, ahora que las relaciones se han convertido en el nuevo deporte de riesgo del siglo XXI es cuando estar soltero empieza a cobrar sentido de verdad. Sí, la soltería está en su mejor momento, es la época dorada de las almas solitarias, pero sobre todo de una especie en concreto: el soltero exigente.

Así es, nuestros queridos especímenes solitarios han decidido, además de estar solos, ser exigentes, supongo que para darle más emoción al tema y tentar a la suerte a quedarse soltero/a de por vida. Aquí van las 10 realidades que se esconden detrás de los solteros (y solteras) exigentes, redactados con una gran dosis de ironía y humor.

1. Son el Ghandi del Amor

Hasta ahora no lo sabías, pero el amor fue inventado por un soltero exigente. Solo ellos saben y entienden bien lo que significa el amor. Da igual que haga 5 años que no pasen de la segunda cita o que tengan el Récord Guinness en fracasos amorosos, cuando llega la hora de hablar de amor, su filosofía es la única válida y el resto de parejas del mundo están por estar y en realidad no se quieren.

2. Profesión: coleccionistas de velas

Porque aunque su carta de presentación sea: estoy abierto/a todo, vivo la vida, freelance style papito, etc., al final se vuelven sibaritas hasta en la cama y poco a poco las velas acaban iluminando sus noches. En compensación, el deporte suele convertirse en su amante bandido. Si quieres ver una manada de solteros exigentes, apúntate a un club de triatlón.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"