La tercera edad y el disfrute del sexo en las mujeres

Hay quienes creen que pasada cierta edad el sexo quedó vedado, sobre todo en las mujeres, pero no es así. La tercera edad no es tan solo la etapa para compartir con los nietos. Que tu cuerpo cambie no significa que debes guardar el placer en un baúl de los recuerdos. Aunque no todas las etapas de la vida son iguales, aprender a reconocer tu cuerpo y dejar fluir tus deseos sin temores, sin tabúes, sin sentir vergüenza, será tu desafío. ¿Cómo pueden disfrutar las mujeres del sexo en la tercera edad?

Es una cuestión de orden cultural que, la tercera edad es considerada la última etapa de la vida, en la cual la consigna principal, es dedicarse a la casa, los nietos, las plantas y la vida familiar, manteniendo en constante vigilancia la salud, pues se espera que las enfermedades abunden por esos años. Otros, con más crudeza, creen que tan solo hay que sentarse a contemplar la vida pasar mientras se espera que la muerte llegue de improviso.
Felizmente, los tiempos han cambiado y los conceptos sobre la sexualidad en edad avanzada son totalmente otros. Esta etapa de la vida comienza en las mujeres, luego de que desaparezca la menstruación.

¿Qué sucede con el cuerpo a la tercera edad?

El mayor inconveniente está en el efecto que sienten las mujeres cuando llegan a esta edad. Sucede que el cuerpo cambia, la figura ya no es tan esbelta, sobrevienen las arrugas, las canas y es por esto, que muchas mujeres creen que así no pueden gustarle a nadie y esta sensación de haber perdido el atractivo abre una profunda brecha entre esta y las demás etapas de su vida donde el disfrute sexual, pasa a formar parte de un bello recuerdo de otros tiempos al que casi por vergüenza, ya no accederán. Sin embargo, el deseo sexual sigue no esta muerto. El mismo entorno, y ya por un tema de costumbre les hace sentir que para eso ya no está.
Debes entender que el deseo sexual te permite despertar y activar tu cuerpo y, por ende, tu salud.
Puede que sí, efectivamente, se presente algún problema con la lubricación, pues las paredes de la vagina se tornan un poco finas. No es un problema insoluble, existen productos lubricantes de origen farmacológicos que pueden ser muy útiles para estos casos. Ten presente que no es conveniente utilizar cualquier crema o aceite que no sea para ello, pues puedes dañar el ph de la vagina.

Busca la comodidad en las posiciones

No todas son posibles, pues debes tener cuidado que alguna no te provoque dolor, sobre todo si tienes problemas de articulaciones o de huesos, solo ten un poco de precaución al respecto.
Hay dos tipos de posiciones muy recomendadas: la llamada cucharilla en la que, él quedará a tu espalda y de costado; la otra es que él esté detrás de ti. Tú sabrás encontrar junto a tu pareja y en confianza la postura adecuada.
Lo bueno de todo es que, ya tienes la experiencia. Sabes de todo lo demás. Trabaja sobre la comunicación efectiva con tu pareja, para que puedan hablar abiertamente acerca de lo que les gusta a ambos y podrán darle rienda suelta a la imaginación, pues aun perdiendo algo de fuerza física, saben por la experiencia, mucho de lengua, boca, manos.
No pierdas la coquetería a la hora de ese momento especial
No renuncies a poder sentirte linda. Viste tus mejores ropas, nunca dejes de ser sexy, la edad no tiene nada que ver, siempre podrás encontrar la manera de verte atractiva para tu pareja. Desde la ropa interior, tu vestuario, los zapatos, accesorios, tu cabello, el perfume, cuida todos los detalles. Una mujer es elegante y sexy a cualquier edad, solo depende de la actitud.
Puedes también esmerarte en preparar ese momento especial. De ninguna manera pienses en que ya es ridículo, pues tú tienes una nueva oportunidad de disfrutar de tu sexualidad activa y de sentirte viva. Ante todo, no pierdas la confianza en ti misma, ya tienes la experiencia, esa es tu arma principal solo debes abandonar los miedos en el guardarropas.

Les pasa a muchas mujeres

No eres la única que tiene la oportunidad de vivir sus emociones a pleno, todo está en tu mente. Recuerda que aún eres capaz de sentirte mujer tan igual que como cuando tenías 20 años, pues el deseo sexual es el mismo.
Debes desoír algunas palabras del entorno que te hagan sentir que eres ridícula, que eso no es para ti o que estás para otras cosas. Tú tienes la posibilidad de vivir a pleno tu sexualidad y nadie puede pretender juzgarte.
Es bueno que sepas, entonces, que la vida plena comienza después de los 50 años, sin las preocupaciones de la crianza de los niños pequeños, con una estabilidad económica y la realización personal y profesional.

Fuente: ¿Cómo pueden disfrutar la mujeres del sexo en la tercera edad?


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"