La sorpresa que la Reina Isabel II les hizo a Harry ya Meghan. Los consentidos de la reina

No cabe ninguna duda de que los duques de Sussex son los mimados de la Reina Isabel II. Desde que la pareja real asumió su compromiso públicamente, la Reina no escatimó en detalles que demostraran su afecto para con ellos. Tal es así que, en esta ocasión, superó todas las expectativas con el grandioso obsequio que le hizo al Príncipe Harry y a Meghan Markle, Esta vez la Reina Isabel II les ha regalado un castillo.

Probablemente, el sueño de muchas chicas que planean una boda, sea que sus suegros o sus padres les regalen la casa en la que formarán junto al amor de su vida, la familia sonada. No podemos saber cuáles serían los deseos de los duques recién casados, pero lo cierto y concreto es que la reina les ha demostrado con este maravilloso obsequio que se han ganado algo más que su cariño y preferencia.

No se trata de un castillo cualquiera, pues es un castillo que se encuentra inmerso en el predio del Castillo de Windsor, lugar que fue testigo del sí de la nueva pareja al unir sus vidas el 19 de mayo de este año. Estamos hablando del Castillo Adelaide Cottage. Es además un castillo que guarda entre sus paredes una historia de amor inconclusa que ha quedado orbitando en el interior de aquella majestuosa construcción.

El Castillo Adelaide Cottage

Se trata de una construcción muy antigua que fue edificada sobre la base de una vieja residencia existente en el lugar, allá por el año 1831. El lugar tenía como finalidad oficiar de campo de esparcimiento y recreación de la esposa de William IV. La reina Adelaide, utilizó el lugar como casa de campo por mucho tiempo, es por eso que este sitio lleva su nombre.

Más adelante, hacia el año 1945, este castillo fungió como residencia de Peter Towned, quien fuera el secretario del Rey Jorge VI, padre de la Reina Isabel II, quien también fue pareja de la Princesa Margarita, hermana de la reina Isabel II.

La leyenda detrás del romance del Castillo Adelaide Cottage

Tras enamorarse de la Princesa Margarita, el capitán Towned se divorcia de su esposa en 1952, la pareja planeaba casarse luego de que Towned finalizara los papeles del divorcio. Pero el esperado enlace matrimonial nunca pudo concretarse, pues la Reina Isabel II no permitió que la relación siguiera adelante. Los conflictos comenzaron cuando la Princesa Margarita tuvo que decidir entre perder su título de Princesa y la dignidad de alteza real o casarse con el hombre que amaba. En una encrucijada en la que se encontró entre la espada y la pared, la Princesa Margarita vio frustrado su matrimonio con Towned.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"