La reina del tennis y su peculiar look en el que todos quedamos encantados.

Serena Williams acudió muy cómoda al importante evento real.

Seeing us off. Flying baby style! @olympiaohanian

A post shared by Serena Williams (@serenawilliams) on


A la boda del príncipe Harry y Meghan Markle acudieron grandes personalidades y entre una de ellas fue Serena Williams, una famosa jugadora de tenis profesional estadounidense y es muy amiga de Meghan Markle.

Mientras muchos seguían la transmisión a través de sus pantallas, Serena se postulaba como corresponsal de la boda real y compartió diversas imágenes posando en los jardines del palacio.


Para acudir a la boda del hijo de la princesa Diana, Serena optó por llevar dos vestidos. Uno fue color rosa empolvado diseñado por Versace con el que acudió a la capilla de St. George, pero eso no fue todo…


Una vez que la ceremonia terminó y antes de poner rumbo a Forgmore House para disfrutar del convite, la ganadora de cuatro medallas olímpicas cambió de atuendo y también de calzado. Ella se puso mucho más confortable y se deshizo de los tacones para portar unos cómodos tenis.

Aquí la prueba:

En esta ocasión, llevó un vestido ideado por Pierpaolo Piccioli para Valentino, perteneciente a la temporada otoño-invierno 2018. Este atuendo llevaba un diseño ceñido negro que daba paso a una falda estampada por flores de colores.

A pesar de que llevaba tenis, la tenista lucía igualmente femenina. Con su larga cola de caballo cayendo en cascada, posaba para sus seguidores en los jardines de la Realeza Británica.


Fuente: soycarmin.com


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"