La que se enoja pierde y engorda, confirma estudio

El propósito más común de año nuevo es bajar de peso o mantener una vida saludable y por ello procuramos modificar algunos hábitos alimenticios y agregar alguna rutina de ejercicio a nuestra vida, sin embargo, no es lo único que debemos modificar pues las emociones juegan un papel fundamental para liberarnos de esos kilitos de más.

Así que de hoy en adelante procura que el enojo no se apodere de ti porque este factor te ayudará a perder el peso que deseas. Ten calma y no te presiones por querer un cambio de un día para otro, esa situación solo te traerá frustración a tu vida y eso es algo no queremos.

En la actualidad hay varios estudios que sugieren que además de la dieta y el ejercicio, es necesario aprender a manejar nuestras emociones, ya que con cada sentimiento se liberan ciertas sustancias que repercuten en nuestro organismo y por ende en nuestro peso.

Por ejemplo, el estrés crea cambios en el metabolismo y hace que el cuerpo en lugar de quemar la grasita únicamente la almacene, de esta manera todo lo que comamos se queda en el cuerpo.

Generalmente cuando se inicia una dieta queremos ver los cambios YA, pero tranquila y no te enojes porque este sentimiento por no alcanzar tu objetivo es el causante de que no llegues a la meta, debes estar consciente de que los cambios son paulatinos y que lo importante es que ya diste el primer paso de ponerte en forma y tener una vida saludable.

Se ha encontrado que las personas que no logran bajar de peso tienden a recurrir a la comida para “manejar sus emociones” como modo de defensa; mientras que las personas que han logrado su peso ideal tienen la habilidad de manejar sus emociones pero no a través de la comida, sino de otras alternativas como ejercicios de respiración y aceptación de la realidad.

Así que de hoy en adelante no te enojes con el mundo y menos con tu cuerpo, por el contrario, debes cuidarlo y amarlo porque con el enojo inconscientemente programas a tu organismo para que almacene la grasa y no desarrolle músculo.

De acuerdo con especialistas en nutrición, ante una discusión se eleva el ritmo cardiaco y se activa tu sistema nervioso para darle pauta al estrés y con ello se libera la hormona encargada del cortisol provocando que la grasa se quede en el cuerpo.

La recomendación final, es que busques que ese peso ideal sea de acorde a tu edad, estatura, complexión y sobre todo que eso lo determine un especialista y no tú, pues debemos amar a nuestro cuerpo aunque no tenga las medidas de el de una modelo.

Aceptemos la realidad y hasta qué punto es bueno bajar de peso, aprendamos a reconciliarnos con nosotras mismas porque ese enojo por no tener el cuerpazo que deseamos, es precisamente el freno que impide dejar esos kilitos de más.

No permitas que la expectativa del cuerpo que tú crees que debes tener, te aleje de alcanzar el verdadero peso que necesitas. Deja de enojarte de la vida y disfrútala.

Fuente: soycarmin.com


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"