La increíble pérdida de peso de una mamá que dice comer lo que quiere y no hacer ejercicio

Abbie Cox, de Inglaterra, aumentó de peso durante su primer embarazo porque se le dio por consumir cereales azucarados y comida chatarra.

La joven de 28 años se quedó “sintiéndose insegura” y temía probarse la ropa, ya que su peso alcanzó los 115 kilos y tenía una talla 20.

Después de dar a luz a su segundo hijo, Marley, en 2017, decidió que ya había “tenido suficiente” de cómo se veía.

En poco menos de un año, Abbie bajó increíblemente a 69 kilos y ahora usa un tamaño de 10 a 12.

‘Me sentía insegura’

“Había ganado 31 kilos durante mi primer embarazo en 2012. Mi dieta diaria era muy poco saludable, no comía mucha fruta o verdura y ordenaba comidas para llevar muy a menudo. dijo


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"