La fuerza más poderosa del universo, es el amor de la familia

Para afrontar el día a día, la fuerza más poderosa que debemos tener es la que surge desde nuestro interior. Ésta es más fácil de encontrar si es que nuestra familia nos ha enseñado a buscarla en nosotros mismos.

Para los niños, el amor de la familia es algo que los ayudará a mantenerse fuertes, incluso aunque las situaciones sean difíciles. Con el objetivo de que los niños sientan que están siendo protegidos y guiados, los padres deben saber qué pasos a seguir ante las diferentes situaciones y también deben demostrar cierta fuerza en los momentos difíciles. Lo anterior es clave para poder criar a niños fuertes y felices.


El mostrarle a los hijos cómo ser un padre independiente y fuerte es necesario para poder mantener la jerarquía en la relación entre un padre y un hijo. El padre nunca debe olvidar de que mientras esté criando a su hijo, es su responsabilidad el hecho de hacer todo lo posible para que el hijo tenga éxito y sea una buena persona. Esto quiere decir que debe intentar evitar de que su hijo camine hacia el fracaso. Al respecto se puede decir de que los padres fuertes se caracterizan por ser quienes impulsan a sus hijos, mientras que los padres débiles, es más probable que tengan miedo de demostrar su poder lo cual puede causar que tengan problemas en ocupar el rol de padre.

La única manera en que como padres podemos mostrarles a nuestros hijos los grandes valores de la vida es que los puedan ver en nuestro ejemplo, por lo que debemos intentar ser el amor y la fuerza que logre animar a un niño a ser mejor cada día.

¿Cuáles son los verdaderos grandes valores en la vida? A continuación te explicamos cómo puedes descubrir y transmitir que la fuerza más valiosa del universo, es el amor de la familia.

Su felicidad no depende de ti

Si es que uno quiere ser feliz, entonces tiene que hacer acciones concretas para lograrlo. Los padres deben proteger al hijo y hacer que tenga un ambiente propicio para vivir, pero hay que enseñarle a los hijos que no se puede esperar que los otros nos hagan felices, más bien nosotros tenemos que esforzarnos cada día por nuestra felicidad.

Solamente uno mismo se conoce y sabe de qué manera podría ser feliz, es por eso que hay que animarlos a que tomen cartas en el asunto y se responsabilicen por su propia felicidad.

Los padres que son fuertes saben esto y lo ponen en práctica, hay que enseñar a los hijos a ver lo positivo en las situaciones negativas, y a encontrar la propia felicidad, aunque todo el mundo parezca estar en nuestra contra.

La paciencia siempre es recompensada

La paciencia sirve para poder no rendirse de inmediato a los obstáculos que pueda tener el camino. Independiente de lo malo que esté sucediendo hoy, hay que darle la oportunidad al mañana, que es un nuevo día, lleno de bendiciones, y durante el cual puede ser que logremos nuestra felicidad y éxito.

Debemos mantener nuestra mente en lo positivo, saber que los tiempos difíciles tienen su principio y su fin, así que es necesario ser paciente y esperar a que pasen.

Para poder sobrellevar las dificultades, debemos conseguir mantenernos fuertes como familia y saber que las dificultades no son una razón para caer en el desanimo, sino que más bien debiésemos motivarnos a sobrepasar este obstáculo y demostrarnos a nosotros mismos que podemos superarnos y demostrar que como personas, somos mucho más que nuestros problemas.


La independencia es fundamental

Todas las personas debemos ser independientes. Si es que alguien te roba la libertad que tienes, es porque tú estás permitiendo que lo hagan. La independencia es fundamental a la hora de que quieras lograr tener una personalidad auténtica. Debes tener en cuenta siempre que tienes libertad para elegir quien llega a tu corazón, y quién tiene que irse debido a que simplemente no te ayuda a alcanzar las metas que tienes.


La dignidad es clave

¿Cómo se puede ser feliz sin dignidad? El respetarse es fundamental para poder ser feliz. Si es que en tu familia se manejan los valores del respeto hacia uno mismo y la dignidad, es entonces inevitable que los niños y niñas se conviertan en lideres innatos, por que ese mismo respeto y dignidad, será el que traspasarán a los demás niños. De este modo, serán niños y posteriormente adultos, los que consigan hacer realidad sus sueños. A pesar de que pasen por dificultades, éstos serán capaces de formar equipos y de encontrar el camino, podrán ir aprendiendo de sus propios errores, y así conseguirán grandes resultados en conjunto con los equipos que logren liderar.

Sólo hay que ir hacia atrás para coger impulso

El único sentido para mirar para atrás es para recordar alguna buena una buena lección que ya se aprendió, sino, lo mejor es evitar revivir los dolores pasados y tratar de mirar para adelante con optimismo. ¿La razón? Lo que ya se hizo, no se puede deshacer, no hay nada que se pueda cambiar en el pasado, todo se puede hacer en el presente. Así que si es que hay que mirar hacia atrás, es con un propósito de tomar impulso, de tomar un aprendizaje o de inspirar a alguien más. El amor de la familia, con suavidad los ayudará a que puedan darse cuenta de eso. El guiarlos por un buen camino es enseñarles que llorar no es de débiles, sino que es un momento en donde podemos expresar lo que sentimos, pero luego debemos esforzarnos por salir adelante, por dejar el pasado atrás, es decir, no seguir torturándonos con respecto a lo que ya hicimos y agradecer por los aprendizajes que tuvimos acerca de nosotros mismos.



Si es que alguna de estas enseñanzas te hizo sentido, ya sea como adulto o como padre, entonces es necesario que lo compartas con tus hijos o con otras personas, para que todos podamos tener aprendizajes que nos sean de gran valor para nuestras vidas.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"