La envidia puede dañar tu cuerpo.

La envidia es un sentimiento o estado mental, en el cual se experimenta dolor o desdicha por no poseer lo que tiene el otro, ya sea bienes materiales, cualidades o virtudes superiores u otras cosas, tangibles o intangibles.

Nace normalmente de una comparación con los demás, en la que el envidioso se siente en desventaja, sintiéndose insatisfecho con sus logros o posesiones. Esto produce un sentimiento de rencor, que conduce a una actitud crítica y manipuladora.

Pero la envidia no solo afecta emocionalmente: también lo hace a nivel del cuerpo, presentándose con variados síntomas.

Emociones y sentimientos

Aunque muchos hablan de “envidia sana”, como un “motor” que empuja a superarse, en realidad es un sentimiento profundamente negativo, con aristas que afectan en múltiples órdenes de la vida.

La envidia puede tener muchos orígenes.

Generalmente, esta emoción surge por frustracionespersonales, baja autoestima o la dificultad de poder lograr losobjetivos. Cuando otras personas del entorno tienen una mejor condición de vida y esa situación no se acepta, surge la envidia, que produce un sentimiento de tristeza por el bien ajeno.

La inseguridad acerca de uno mismo también puede generar este sentimiento.

La persona envidiosa siente además un resentimiento con la persona que consiguió lo que ella no pudo. Esto pude desembocar en rencor, odio y un fuerte deseo de que todo le vaya mal al otro.

La frustración, basada en la imposibilidad de tener lo mismo que la otra persona, es un sentimiento que normalmente acompaña a la envidia. Esta frustración, si se mantiene pormucho tiempo, puede llevar a la depresión y la infelicidad.

En lo físico

Si bien la envidia se origina en elementos primigenios y constituyentes de la persona, los factores sociales y culturales también influyen, porque la publicidad fomenta una sociedad consumista y la envidia funciona como un motivo para aumentar las ventas de un sinfín de productos y servicios.

Está comprobado que los sentimientos, tanto positivos como negativos, pueden generar cambios en el cuerpo humano.

Estos son algunos de ellos.

-Cuando la persona siente envidia, su postura cambia completamente y se vuelve rígida y tensa. Esto causa que el tronco se mueva hacia atrás, mostrando movimientos de rechazo. Esta tensión puede ocasionar dolores en las articulaciones y espasmos musculares.

-En una investigación realizada por la Universidad de Helsinki, se descubrió que los sentimientos negativos llevan a que las personas aprieten y rechinen los dientes inconscientemente. Esto propicia el desgaste dental y puede generar problemas de oclusión.


-El sistema inmune del organismo también puede serafectado por culpa de la envidia, ya que tiende a debilitarse, propiciando que la persona sea más susceptible a las enfermedades o infecciones gastrointestinales.

-La envidia puede generar mucha ansiedad, debido a que la otra persona es vista como un desafío. A causa de ello, puede experimentarse sequedad en la boca, mareos, fatiga, palpitaciones rápidas del corazón, temblor, dolores de cabeza, ira e incapacidad para realizar tareas.

-Los sentimientos negativos que acompañan a la envidia, hacen que el cuerpo genere más cortisol y adrenalina de lo normal. Esto produce estrés y puede afectar al sistema cardiovascular, digestivo y respiratorio.

-Los pensamientos negativos hacen que la mente no logrerelajarse, lo que dificulta descansar o dormir adecuadamente.Esto, a su vez, lleva a graves consecuencias físicas y emocionales.

Cómo superarla

La envidia es un sentimiento negativo, desgastante e inmovilizador, que impide a la persona llegar a lo mejor sí misma.

No estamos condenados a padecerla, estos son algunos tipsque te ayudarán.

En primer lugar, aprende a apreciar a lo que tienes y has logrado hasta ahora. Valora tus circunstancias y asume los avances, así como las cosas que faltan para conseguir tus metas. Ten en cuenta tu punto de partida para disfrutar tus avances.

No te compares con los demás, eso es injusto y poco inteligente. Solo evalúate en función a ti misma, porque cada vida es única e irrepetible. Lo que los demás obtienen, puede ser fruto de un una cantidad enorme de circunstancias difíciles de manejar. Sin llegar a ser condescendiente y “perdonarte todo”, no te juzgues tan duramente, extiéndete una carta de crédito y de confianza.

Realiza una reflexión profunda y sincera sobre tu vida, analiza las metas que desees alcanzar, es un buen principio para combatir la envidia. Plantéate metas intermedias y alcanzables, incluyendo plazos para lograrlo. Por ejemplo, si debes juntar el dinero para comprar un auto, especifica una suma mensual de dinero para guardar y una cantidad de meses en los cuales cumplirás con ese plan. De esta forma, lograrás metas intermedias que mejorarán tu estado de ánimo y te impulsarán a lograr el objetivo. Por supuesto, no pierdas tiempo en envidiar el auto de tu vecino: solo es una pérdida de tiempo que no te aporta nada positivo desde ningún punto de vista.

Un simple cambio de perspectiva puede resultarte muy útil: si en lugar de envidiar a tu amigo porque tiene ese automóvil que tú deseas, pasar a admirarlo por tenerlo, transformarás lo positivo en negativo y no sentirás resentimiento, sino alegría.

A veces, el error que cometemos es de definición: sentimos envidia porque el otro ha tenido éxito, pero… ¿qué es el éxito? ¿Será que ese auto, ese trabajo o ese viaje es el éxito? ¿O tener una familia y un grupo de amigos que te apoye y te acompañe puede ser más importante?

Redefine tus metas y tu definición del éxito, estarás mejor contigo y no caerás en la negativa envidia.


Apóyate en tus seres queridos, expresa las cosas que te inquietan para ir aclarando tus pensamientos.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"