La diferencia entre amor verdadero y dependencia emocional.

Hay personas que se les dificulta mantener una relación duradera y saltan de una relación a otra una y otra vez, aunque no está mal explorar en el amor hasta encontrar a la persona indicada, la falla ocurre cuando siempre dicen estar enamorados de alguien que apenas está entrando en tu vida. Esto sencillamente es miedo a estar solos, lo cual es algo normal, pues todos lo tenemos, solo que algunas personas disfrazan los vacíos emocionales con relaciones momentáneas diciendo que lo que sienten es amor.

Si “amas” a alguien que no te atrae del todo, entonces no estás enamorada/o. Si te estás poniendo en duda lo que sientes entonces has olvidado lo que es el amor de verdad. Amar porque sí es una señal de que nos apegamos a la idea de que no queremos estar solos. Hicimos una lista para aclarar y diferenciar si lo que estás haciendo por esa persona es verdadero o sencillamente es una dependencia emocional.

El amor es apasionado – El apego es apático:

Del amor al odio solo hay un paso. Todos sabemos que cuando se pone fin a una intensa relación, todo ese amor hermoso se convierte en una furia potente.

Pero cuando solo es un apego pasajero, al terminar la relación te pone irritable por momentos, pero al final no sientes esa ira apasionada que sientes cuando estás enamorada/o.

El amor es liberador – El apego es posesivo:

Si el amor es real, no necesitas estar siempre con tu pareja para sentirte bien, además, confías en sus sentimientos hacia ti y no tienes que estar con tu pareja todo el tiempo para saber que siente.

Mientras que cuando eres dependiente emocional, no existe esa tranquilidad y dudas sobre los sentimientos de tu pareja porque solo sientes seguridad cuando están juntos. Es decir, que cuando están separados, no puedes evitar preguntarte con quién está y que está haciendo.

El amor es empoderamiento – El apego es poder:

Para ser realmente feliz en una relación debes tener paciencia y no irte a las primeras, ya que el tiempo dirá si es un amor verdadero. Cuando es así sentirás que puedes hacer cualquier cosa. El amor verdadero te da una nueva sensación de libertad, una energía rejuvenecida. Ambos son felices y están listos para enfrentarse al mundo, tanto juntos como por separado.

Y si hablamos de un simple apego, toda la relación se convierte en una lucha por el poder. Donde solo te importa asegurarte de que eres tú quien está tomando las decisiones, ignorando el hecho de que no eres la única persona en la relación.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"