La crisis de los 40 en ellos… ¿¡qué le pasa a mi esposo!?

Cómo describes la crisis de los 40 en ellos?

La temible crisis, Crisis de los 40, generalmente suele presentarse entre los 35 y los 45 años y la crisis se caracteriza por el hecho de que los hombres suelen sentir la necesidad de hacer, vivir, experimentar, probar, aventurarse a todo aquello que no han hecho, vivido, experimentado o probado. Sienten que ya el vigor de la juventud se les escapa y necesitan probarse que aun pueden todo, albergan una serie de pensamientos irreales y cuasi fantasiosos, hay una voz que les susurra que es ahora o nunca, como si creyeran que la vida se terminara después de los 40. Por suerte no todos los hombres pasan por esta crisis. Por otro lado la crisis no distingue entre solteros, casados, con estudios o sin ellos o cualquier nivel socio-económico.

¿También nos afecta a nosotras?

La verdad es que también algunas mujeres sufren la crisis de los cuarenta, las diferencia está en que los síntomas manifestados son distintos. Las mujeres, que en general a esta edad ya suelen tener sus hijos, les da por recordar como era la vida antes de ellos. Algunas hemos dejado una profesión, o un sueño a medio camino para criar nuestra familia y no nos arrepentimos un segundo pero si al llegar a los 40 aparece el bichito de la realización personal, surge el deseo de volver a estudiar, de un mayor crecimiento personal, y también de demostrar que no somos solo una madre o una cocinera.

Te contamos los síntomas que debemos tener en cuenta para descubrir si nuestra pareja está atravesando por esta crisis
Por supuestos no todos los hombres manifiestan todos los síntomas, pero los más frecuentes y los que pueden ponernos alerta para detectar a tiempo esta crisis son:

1.El mayor cuidado personal

2.cambio de hábitos, mayor actividad deportiva o social,

Estar constantemente pendiente del móvil, recibir mensajes y ponerse incómodo
4.La disminución del contacto físico

– Cambios también en el contacto sexual
– Comparar la apariencia con la de otros de la misma edad.
– Ser un permanente actor en las redes sociales para mostrarse siempre como un tipo moderno y digital.
– Tomar suplementos vitamínicos, chía, omega-3 y cuantas pastillas prometan un estado vital activo.

– Sentir que aún es tiempo de aprender a tocar batería, teclados o guitarras con un claro afán rockero.
– Compras extravagantes o innecesarias

Cuáles son las posibles causas?

Al igual que con los síntomas con las causas, pasa que aunque hay muchas muy detalladas y estudiadas, no siempre son las mismas para todos, cada hombre tiene dos o tres causas básicas. En general, una de las causas mas frecuentes es el creer que se encuentran ya más cerca del final que del principio de sus vidas, o en otras palabras sientes que llegaron a un techo, que ahora es cuesta abajo, que se inicia el camino hacia la vejez, es un concepto errado ya que las expectativas y calidad de vida actuales prolongan el estado de juventud y por ende la capacidad de realizarse como persona, cada uno tiene su tiempo, si uno no está satisfecho con algún aspecto de su vida, sea personal, financiero o profesional tiene tiempo de sobra para corregir el rumbo, otra causal frecuente es la muerte de un amigo o familiar que les recuerda la propia finitud, la monotonía en la pareja, una baja autoestima en él, una depresión, no tener la habilidad de compartir sus emociones y miedos, dejando caer la culpa en la pareja, demasiadas ocupaciones y poco ocio, etc…

Es frecuente encontrar que los hombres en esta etapa (entre los cuarenta y los cincuenta), asocien juventud con libertad, adrenalina, emoción, diversión y comiencen a observar que sus vidas están lejos de esto. Se abre entonces la puerta al aburrimiento y desinterés por la vida que lleva en el momento. A corto plazo, estas experiencias despiertan una cantidad de emociones que los hace pensar que han vuelto a ser los mismos de antes, salir con los amigos y realizar actividades propias de edades tempranas, los hace sentir gratos. Sin embargo, a largo plazo puede convertirse en una situación conflictiva en el matrimonio; las razones son de suponer.

¿Cómo puede afectar al matrimonio?

La crisis de los cuarenta mal afrontada, puede revertirse en una amenaza para la estabilidad matrimonial, siempre y cuando sea una relación que no se encuentre en las mejores condiciones previas.

Si en la dinámica del amor conyugal la generosidad no progresa, cada vez se hacen más costosos los sacrificios que exige el hogar. Cuando se comienza a poner el corazón en las cosas ajenas a la familia, como el éxito profesional, una colega joven y simpática, el grupo de amigas o amigotes… se va apagando la luz del refugio que debería ser el hogar familiar y se van enfriando el calor, la ternura, el amor y así el matrimonio se resiente, se va quedando vacío y se genera un circulo vicioso que les lleva a buscar emociones fuertes, que siempre serán egoístas y superficiales.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros maridos?

En primer lugar lo que debemos hacer es decidir qué queremos hacer nosotras. Analizar las circunstancias de nuestra vida propia y pareja, para poder tomar una decisión en firme. Si decidimos que queremos ayudarle, si queremos recuperar nuestra relación es necesario asumir que también aunque no nos demos cuenta o no queramos admitirlo, tenemos parte de responsabilidad, pero que no todo es nuestra culpa, que el problema de base no somos nosotras, pero que si podemos ser la solución si damos los pasos necesarios y actuamos con inteligencia. Nos ayudamos a nosotras mismas si dejamos de escuchar a aquellas personas que nos consuelan como si fuéramos las víctimas de ellos. Somos adultas, y ambos estamos sufriendo. Es imprescindible tener en claro que que no nos está haciendo esto a nosotras, no es personal es el primer paso para poder ayudarle sufriendo mucho menos. Ser positivas, pensar en positivo y asumir que pase lo que pase, la vida continúa y es nuestra responsabilidad seguir viviendo felices, por nosotras y por nuestros hijos, puedes ayudarlo aplicando el sentido común, con una buena dosis de entrega, lealtad , paciencia y buena comunicación aunque, en algunas ocasiones será oportuno recurrir a una persona ajena al matrimonio para que les ayude.

La crisis de los 40 no es fácil pero si logran superarla como pareja se verán muy fortalecidos.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"