La ciencia lo afirma: los niños necesitan sus abuelos para crecer felices.

Una presencia participativa de los padres en la crianza de un hijo es obviamente fundamental, pero, aparentemente, tiene un impacto significativamente menor en el bienestar de los jóvenes que la relación con los abuelos maternos.

Al menos esto es lo que indica un estudio publicado por la London School of Economics and Political Science.

Los abuelos maternos son claves para los niños.

Esta conclusión se obtuvo de una revisión de 45 encuestas de familias de todo el mundo que han descubierto que es más probable que un niño crezca felizmente si la madre recibe ayuda de un pariente, especialmente de las abuelas maternas, osea sus madres.

El largo período de dependencia de la niñez y los intervalos cortos de parto significan, según el trabajo científico, que las madres deben cuidar a varios hijos dependientes simultáneamente, lo que puede considerarse una carga contundente.

El análisis de los datos de la encuesta encontró que la presencia de al menos un pariente mejora las tasas de supervivencia de los niños si la madre muere y las abuelas maternas son las principales responsables de ese éxito.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"