La ansiedad puede destruir totalmente tu relación

2.- Control: La persona con ansiedad querrá tener el control absoluto de ti o de su entorno pero no podrá por el simple hecho de que la inseguridad lo poseerá de tal manera que le dará un terror inmenso toda acción vive en constante preocupación, estrés y no disfruta su vida presente, eso terminará destruyendo su relación amorosa.

3.- Comunicación: El temor a expresar los sentimientos es un grave problema porque en toda relación se deben tener en cuenta lo que sucede en los pensamientos de cada uno, que es lo que sienten, como se sienten, entre otras situaciones que estén presentando, la persona con ansiedad puede volverse violento o sumiso, si no se tiene una buena comunicación en una relación puede llegar a su ruptura.

4.- Baja autoestima: Tanta inseguridad y poco amor propio arruinaran tu relación. La persona que tiene ansiedad siempre estará haciéndose criticas, diciendo que su pareja no le ama e infinidades de cosas negativas y aunque desee alcanzar la felicidad nunca llegará a conocerla. Recuerda que antes de amar a una persona, es fundamental aprenderse a amar uno mismo.

5.- Problemas de salud: El paralizarse, los nervios y el estrés son problemas controlables. Sin embargo, en las relaciones amorosas, ese tipo de comportamientos arruinan el equilibrio, la convivencia y la armonía. La pareja se alejará poco a poco si es que desconoce tu enfermedad. El llanto y el aislamiento social, son causas comunes de la ansiedad, evítalas y comunícate con tu pareja.

Ante una situación de alerta, el organismo pone a funcionar el sistema adrenérgico. Por ejemplo, cuando el organismo considera necesario alimentarse, este sistema entra en funcionamiento y libera señales de alerta a todo el sistema nervioso central. Cuando se detecta una fuente de alimento para la cual se requiere actividad física, se disparan los mecanismos que liberan adrenalina, y se fuerza a todo el organismo a aportar energías de reserva para la consecución de una fuente energética muy superior a la que se está invirtiendo para conseguirla y que normalizará los valores que han disparado esa “alerta amarilla”. En esos momentos el organismo, gracias a la adrenalina, pasa a un estado de “alerta roja”.

El sistema dopaminérgico también se activa cuando el organismo considera que va a perder un bien preciado. En esta situación, el organismo entra en alerta amarilla ante la posibilidad de la existencia de una amenaza, que no es lo mismo que cuando la amenaza pasa a ser real, pues en ese caso lo que se libera es adrenalina.

Desde este punto de vista, la ansiedad se considera una señal positiva, de salud, que ayuda en la vida cotidiana, siempre que sea una reacción frente a determinadas situaciones que tengan su cadena de sucesos de forma correlativa: alerta amarilla, alerta roja y consecución del objetivo. Si la cadena se rompe en algún momento y esas situaciones se presentan con ansiedad, entonces el organismo corre el riesgo de intoxicarse por dopaminas o por otras catecolaminas. Esas situaciones ayudan al organismo a resolver peligros o problemas puntuales de la vida cotidiana.

Entonces, teniendo en cuenta esta tipo de información, esperemos que te resulte útil.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"