La alianza de las curvas: Kim Kardashian, agradecida con Salma Hayek

En un mundo que las reglas sobre la belleza femenina son rígidas, salirse de lo establecido puede afectar profundamente la autoestima de una mujer.

La tiranía del “cuerpo perfecto” crea víctimas, que muchas veces pasan difíciles momentos.

No podríamos imaginar que Kim Kardashian pudiera haberse sentido afectada en algún momento por esta situación, pero sí lo fue.

Y Salma Hayek, de alguna manera, fue su soporte inspiracional en ese momento.

Una multifacética carrera

Kim Kardashian nació el 21 de octubre de 1980 en Los Ángeles, California.

Es una de las mujeres más conocidas en la escena internacional, ha tenido esporádicas apariciones como actriz y es una figura de “reality show”. En este ámbito, las ganancias de Kardashian son las más altas que cualquier otra estrella de reality, con 6 millones de dólares; el 10 % fue donado a caridad.

También ha diseñado joyas y ropas, es modelo para varias marcas de prendas y cosméticos, ha creado su propio perfume y protagonizado videos musicales.

Es muy popular en las redes sociales: tiene nada menos que 114 millones de seguidores en su cuenta de Instagram.

En diciembre de 2007, Kardashian posó desnuda para Playboy y la edición australiana de la revista FHM le dedicó su portada de abril de 2010, calificándole como el mejor cuerpo del planeta.

Lleva ya muchos años ofreciendo consejos sobre alimentación y deporte a través de su aplicación, pero ella ha revelado en numerosas ocasiones que este es el momento que más contenta se siente con su cuerpo.

Pero, aunque parezca increíble, esto no siempre fue así.

Inspiración

Muchas mujeres desean tener el cuerpo perfecto es y para ello deben lidiar con los estereotipos sociales que dictan que el ideal es el delgado. Aquellas que tienen curvas muy marcadas, se sienten fuera de ese designio.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"