Kakebo, el viejo método japonés para, AHORA SÍ, ahorrar

Ahorrar siempre ha sido algo complicado de hacer por diversas razones.

Normalmente solemos tener poca consciencia sobre el sueldo que ganamos y más sobre el monto que solemos gastar; todos aman comprar; y lo peor de caso, es que no todos los salarios son tan buenos y es por eso que se hace casi que imposible en poder ahorrar.

Pero aunque no lo creas, si hay una manera de hacerlo y la solución a tus problemas se llama Kakebo.

Este mencionado Kakebo es un método de origen japonés. El origen de su nombre proviene de la palabra kakeibo que tiene como significado: “libro de cuentas”.

Este fue inventado por Hani Motoko, que fue la primera periodista de origen japonés.

Lo pensó con la finalidad de poder facilitarles las cosas a las mujeres japonesas en el año 1904, y es porque estas normalmente eran las que se debían encargar de llevar las cuentas de sus hogares.

Este funciona así: al inicio de todos los meses, junto a tu libro de kakebo comienzas a planificar lo que es necesario gastar, lo que deberías ahorrar y todo lo necesitas realizar para poder alcanzar tus metas. Después, al finalizar todas las semanas, se hace un balance y se revisa todo lo que se ha logrado.

Al momento de ahorrar, puedes hacerlo tanto como quieras, pero logrando que tus gastos sean más eficientes y al finalizar el año habrás podido ahorrar al menos un 30% de sueldo.

Algo muy importante que no debes olvidar, es cambiar tu forma de pesar porque el problema no está en que gastes. El Kakebo te da la opción de ayudarte a reformular esa manera de actuar: se debe “gastar bien” para poder “ahorrar bien” y a su vez viceversa.

Es necesario ser un poco más organizado y llevar un control anotando e incluso guardando los recibos, así podrás estar un poco más enfocado y tomando conciencia sobre tus gastos.

Hay muchos videos de muestra, sobre cómo funciona este método

¿Es necesario que compres un libro en especial? Los libros más conocidos y más vendidos son los de la editorial Blackie Books.

Pero no son muy accesibles en todos los países, por lo menos en México son algo complicados de conseguir. Pero no por eso te quedaras de brazos cruzados, porque ahora lo puedes hacer por ti misma.

En internet se consiguen muchas plantillas, solo debes buscar “plantilla Kakebo”. O puedes buscar algunos tutoriales


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"