Johnny Depp: “Caí hasta lo más bajo que se podía”

El actor abrió su corazón en una entrevista con la revista “Rolling Stone”. Se refirió a sus inmensas deudas, contó cómo perdió 650 millones de dólares y habló sobre su divorcio.

Algunas semanas atrás la mega estrella de Hollywood preocupaba al mostrarse con un aspecto claramente desmejorado, su delgadez, palidez y sus ojeras, llamaron la atención de todos. Incluso muchos fans preocupados capturaron imágenes “de entrecasa” que encendieron las alarmas. La pregunta generalizada era ¿Qué le pasa a Johnny Depp? ¿Su peor momento?

Al parecer las conjeturas no estaban muy erradas. Ahora el propio actor de Hollywood se atrevió a hablar por primera vez sobre este terrible momento de su vida en la Revista Rolling Stone.

El actor de ‘Piratas del Caribe’ se sincera con ‘Rolling Stone’ y habla sobre sus deudas, de cómo ha dilapidado 650 millones de dólares y de su divorcio.

 

Johnny Depp busca librarse de sus fantasmas. Tras dos años muy complicados, seguramente los más complicados, el actor se atrevió a contar cómo ha sido esta negra fase en una extensa entrevista con la edición estadounidense de Rolling Stone. La charla que se dió en el período tres días en la mansión de Londres del actor con el periodista Stephen Rodrick que costó 200 correos y un mes de negociación para concretarse.

Según Rodrick, Johnny se mostró “divertidísimo, astuto e incoherente” y se refirió a la “aguda depresión” tras haber colapsado su vida amorosa y financiera.

En mayo de 2016, luego de 15 meses casados, Depp y la actriz Amber Heard se anunciaron su divorcio. En febrero de 2017 surgió la primera noticia sobre las dificultades económicas del actor debido a su alto ritmo de vida: un despacho de abogados le inicia una demanda por un préstamo impagado para comprar un yate, decenas de automoviles de lujo, vino y aviones privados.
A partir de ahí fue trascendiendo que había dilapidado su inmensa fortuna, estimada en su momento en más de 650 millones de dólares, y que además se enfrentaba a fuertes multas tras no pagar impuestos durante años.

Él demandó a sus exasesores y ellos lo acusaron de ser un despilafarrador. Las demandas e informaciones sobre sus vaivenes financieros fueron y vinieron y ahora Depp, en ocasiones incluso con lágrimas en los ojos, se ha dispuesto a contarlas.

En la entrevista se refiere a esos millonarios caprichos y bromea con ellos. Así, contesta a la información de sus antiguos asesores, que aseguraron que gastaba 30.000 dólares al mes en vino (más de 25.000 euros).
“Es insultante decir que gastaba 30.000 dólares al mes en vino. Porque era mucho más,” bromea en la entrevista.

Según relató, la solución ante sus problemas fue salir de fiesta y ponerse a escribir unas memorias en una antigua máquina de escribir. “Me empapaba en vodka por las mañanas y empezaba a escribir hasta que se me llenaban los ojos de lágrimas y ya no podía ver las páginas”. Lo confiesa mientras llora y se seca con las mangas de su camisa blanca.
“Seguí intentando entender qué había hecho para merecer esto. He intentado ser bueno con todos, ayudar a todos, ser sincero con todos. La sinceridad es lo más importante para mí”.

También lo acusaban de tener un ingeniero de sonido en nómina “que le iba narrando el guión por un auricular mientras grababa”. Depp no lo niega, y asegura que lo tenía porque le ayudaba a “crear la verdad”, a que él se concentrara en la parte facial y no en el texto: “Si no hay verdad tras los ojos, da igual cuáles sean las p*tas palabras”.

Depp también se explaya sobre su familia y sus hijos, Jack y Lily Rose. “Mi hijo ha oído historias sobre cómo ese viejo ha perdido toda su plata de boca de otros niños del colegio, y eso no es justo”, dice conmovido.

Su madre también se hace presente en la charla. Explica que ha gastado millones al año en un equipo de seguridad para ella, En servicio durante 24 horas al día: era “por si necesitaba una ambulancia”. De hecho, su madre ha sido el centro absoluto de sus cuidados. Lo primero que hizo al tener dinero fue comprarle una mansión. “Era una casa fantasma. Nadie hablaba. Creo que cuando conozco a gente, especialmente a mujeres, no pienso en otra cosa que ‘Voy a arreglarles la vida”. Pero también admite, con gran convencimiento: “Nunca me he salido de mi camino para herir a nadie. Cuando era niño, lo que me dijeron era que nunca empezara una p*ta pelea, pero si alguien te pega o invade tu puto mundo, acaba esa p*ta pelea. Para seguir las palabras exactas de mi madre: ‘Túmbalos con un p*to ladrillo”.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"