Involucrarte con un hombre, a sabiendas de que tiene familia, eso solo lo hace una mujer con una vida propia muy triste

Cómo te dije una vez, nunca te haría daño, eso no va con mi naturaleza, cada quién da lo que tiene. No me voy a poner en el plan de ser una santa, pues en esta vida nadie lo es, todos en algún momento hemos llevado el agua solo a nuestro molino, ya fuera por desesperación, por necesidad, o porque quizás no éramos capaces de darnos cuenta de que aquel acto que estábamos cometiendo era tan horriblemente egoísta. Todos somos capaces de equivocarnos dependiendo de las razones.

Pienso que es natural y sano pensar siempre en nosotros primero, ya que esta idea es considerada como algo saludable, pero hay excepciones que rompen dicha regla, y es que francamente no comprendo cómo es que funciona la mente de aquellas personas que se meten con alguien casado, sé que muchas veces estas mujeres pueden también ser víctimas de un engaño, que las llenan de mentiras y las hacen pensar que están con un hombre soltero, pero ambas sabemos que este no es tu caso.

Sé que para ti fue fácil caer en sus brazos, él es un hombre estupendo, pero eso solo lo puedes conocer en el día a día, cuando se abre su corazón y deja salir sus temores mostrando al niño que lleva dentro. Pero tu solo conoces lo que él te quiso enseñar para llevarte a la cama, por esta razón no puedo dejar de pensar ¿Qué es lo que te impulsó a meterte en la vida de alguien casado?, creo que alguien moderadamente inteligente se puede dar cuenta de todo el mal y todo el daño que esto puede causar a todas las partes, incluyéndote a ti misma.

Tu elegiste esa posición y decidiste ser la amante de mi esposo. Y por eso te tengo varias preguntas: ¿Qué te hizo pensar que tenías derecho a meterte en una familia? ¿Qué te hizo pensar que podías lastimar a una mujer que ni si quiera sabía que existías y mucho menos te hizo algún daño? ¿Quién te dio el derecho de lastimar a mis hijos? Esos niños que aman a su familia y aman ver a sus papás juntos. Ellos no te hicieron daño. ¿Te gustaría que lastimaran así a tu hija? ¿Conoces la sensación de que alguien le quiera dañar sin motivo? Eso mismo sentí yo.

Se dice que muchas son llamadas por el deseo de lo prohibido y que de esta forma comienzan muchas infidelidades, pero francamente me parece en una completa payasada, por muy prohibido que sea, ¿Qué de bueno puede ser el estar con alguien que no te pertenece?, ¿Qué de emocionante puede tener el hecho de saber que eres el plato de segunda mesa?, porque al menos la esposa no sabe que está compartiendo el marido, pero tu si, sabes que solo está contigo para utilizar tu cuerpo, en pocas palabras te convertiste en una prostituta muy mal pagadas., y lo peor es que fue tu elección.

Dime, ¿Qué tan miserable se debe de ser como para conformarse con un pedazo de nada?, porque sabes que al fin y al cabo lo más probable es que seas tú la que se vaya con las manos vacías, solo agregarás una persona más a la lista de aquellos que te han usado como una simple muñeca inflable, cosa que como ya dije, tu misma permitiste. Sé muy bien que no eres la única culpable, pero en una relación de pareja las mujeres damos las pautas y tú lo aceptaste. Los dos me ocasionaron el dolor más grande que he sentido en mi vida, y aunque lo sospechaba el golpe fue muy duro porque mi esposo siempre estuvo aquí conmigo cuidándome, atento, amándome. Y aunque en momentos distraído y frío, pero siempre conmigo a mi lado, sosteniéndome cuando lo necesitaba.

Solo quiero que sepas que soy consciente de que mi esposo tiene mucha más culpa que tú, porque nadie se mete donde no lo dejan, y por muy ofrecida que hayas sido, él siempre tuvo la opción de rechazarte con un simple no, además, quiero que sepas que en mis manos está la decisión de que te lo quedes o se quede conmigo, pues si yo lo perdono el volverá a mi lado, y que hasta en este momento sigues siendo la segunda opción querida.

Autor: Sunky


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"