Infidelidad: 4 situaciones en que creíste que tu pareja era fiel y te equivocaste.

No es que en esta vida haya un momento específico para ser infiel, no nada de eso, las personas que son infieles pueden cometer un acto de infidelidad con su pareja a unos pocos metros de distancia y en ocasiones hasta en el mismo recinto, eso para ellos es excitante, les genera adrenalina, los hace sentir vivos, más machos y en control de la situación.

Pero también es muy cierto que existen circunstancias que les hace las cosas mucho más fácil a un infiel y eventos como las vacaciones y los viajes de trabajo terminan convertidas en oportunidades que un hombre aprovecha para engañar a su pareja

Dicen por ahí que hay un tiempo para todo, y la infidelidad no está exenta de esto. Los infieles tienen sus momentos y lugares preferidos para consumar su traición y aquí te los compartimos:

Durante las vacaciones de verano

Una encuesta realizada por el sitio de Internet Second Love, reveló que durante las vacaciones de verano, las búsquedas virtuales de una amante, aumentan hasta 40 por ciento y por consiguiente, aumenta el número de infidelidades.

Y para el infortunio de las personas que aún somos fieles y creemos en el amor honesto y transparente, estas aplicaciones de citas y redes sociales, se han vuelto un enemigo acérrimo a la hora de acceder a una persona con la que nos puedan ser infiel, porque es que ahí se tiene acceso a cualquier cantidad de mujeres que comparten ese criterio del libre albedrio desenfrenado y contra eso no hay quien pueda.

En los viajes de trabajo

Sí, el ámbito laboral puede ser un lugar para que un infiel busque a una amante. Los viajes de trabajo son perfectas oportunidades para que los infieles se deslinden por completo de los compromisos sentimentales que tiene con su pareja.

Gleenden, una red social enfocada en estos temas, hizo una encuesta en relación a las infidelidades en viajes laborales y destacó que el 57 por ciento de hombres confesó haber traicionado la confianza de su pareja durante un viaje de negocios, porque en estas ocasiones tienen todo servido en bandeja de plata y la mente maquiavélica de un hombre infiel, no va a dejar pasar nunca una oportunidad como esta.

Después de dos años de relación

Una vez que transcurren dos años de relación, es más probable que un infiel busque a otras mujeres para tener nuevas aventuras y encuentros sexuales con otras personas.

Al respecto, el Journal of Sex Research publicó datos específicos tanto para hombres como para mujeres, ya sea que estén casados o sean novios.

Los hombres tienden a ser infieles después de pasar más de 10 años con su pareja, mientras que las mujeres suelen engañar a su pareja antes, entre los 6 y los 10 años de relación.

En fiestas y reuniones del trabajo

A la mayoría de los infieles les resulta fácil y cómo tener a una amante en su ambiente laboral, debido al tiempo que conviven en un espacio en común.

A pesar de que la infidelidad puede ocurrir en cualquier momento del año, hay una época en la que es más común que traicionen a su pareja y es en las fiestas decembrinas.

Y es aquí que tanto hombres como mujeres aprovechan la oportunidad de ese ambiente de fiesta para desinhibirse y ser infieles a sus parejas.

Al parecer, se puede comprobar en Facebook, ya que esta red social indica que el mayor número de rupturas amorosas y cambios de estado en una relación sentimental, corresponden a semanas previas de vacaciones de primavera y tres semanas antes de Navidad.

Con todos estos argumentos sobre el comportamiento que asumen los infieles frente a las oportunidades que se les presentan para poder materializar sus más bajos instintos, lo que queda es decirles que las personas que caen en este tipo de conductas difícilmente las van a dejar, antes por el contrario, van a ser mucho más frecuentes y al final la pareja termina inmersa en una relación toxica, que le implica un enorme desgaste emocional, una pérdida de su paz y tranquilidad porque que pereza que uno deba estar al pendiente de su pareja a todas horas para evitar que no nos adorne la frente, vigilando sus mensajes en el celular, los momentos en que entra al baño, cuando se queda solo en la habitación; vivir de espía es lo más denigrante que le puede pasar a uno como persona y lo que demuestra es una total falta de amor propio y de auto confianza.



Por eso es muy sabio, sobre todo en estos tiempos, tratar de conocer a profundidad los sentimientos de la persona que vamos a elegir para compartir nuestra vida y en definitiva si esa persona te va a restar en vez de sumar, si te vas a convertir en una peor y no en una mejor persona, ¿será que vale la pena? Porque nuestros grupos sociales nos empujan a subirnos en cualquier tren porque nos va a dejar, cuando la realidad es que los trenes pasan varias veces al día y nosotras nos volvemos expertas en tomar el primero que llegue y no el que más nos conviene, por eso entonces más adelante nos toca bajarnos en una estación y esperar otro que esté acorde con lo que en verdad necesitamos.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"