HOMBRES: sus miedos frente a la mujer

¿Es cierto que la seguridad de una mujer, puede generar que el hombre se sienta inseguro? En mi opinión, creo que más bien el hombre se puede sentir amenazado.


Comentando lo anterior a nivel de sociedad, si es que se quiere que la misma, crezca, entonces tiene que tener los siguientes pilares fundamentales: el libre pensar, el diálogo y la crítica. Para que todos los seres humanos podamos ser más felices, y vivamos con menos miedo, entonces deberíamos empezar a aplicar los principios aludidos en el párrafo anterior. Al respecto, vale la pena el citar a un viejo sabio, que dijo que uno estaba vivo, en la medida en que se podía comunicar. Entonces como hombres nos podemos preguntar: ¿Qué tanto nos vuelve más inseguros el hecho de que la mujer sea muy segura de sí misma?. Como lo mencioné desde un principio, en mi opinión, creo que el hombre, en general, se siente amenazado con que la mujer se muestre tan segura.

Lo anterior es lógico, ya que no es secreto para nadie, que la mujer ha demostrado ser mucho más eficiente que un hombre en muchas áreas de la vida laboral.
Además, a lo anterior, se le pueden sumar más factores. Uno de ellos es que el hombre, en general, en lo emocional, sigue siendo un adolescente. Entonces la mujer, generalmente le lleva la delantera en varios temas.

Por otro lado, está quedando bien atrás la historia social y educativa en donde, producto de la información que nos dieron nuestros padres y ancestros, se consideraba que la mujer era débil y llorona de personalidad. También se consieraba como inoperante si es que el hombre no estaba con ella… y podríamos estar muchos párrafos refiriéndonos a este tema que estoy seguro que conoces bien. En relación a todo lo anterior, actualmente el hombre se puede quedar impresionado, al observar de que una mujer empieza a ocupar el lugar que se merece.

Si nos vamos a los hechos, y tomamos en cuenta de que somos hombres que crecimos con todos estos dogmas, que nuestro padre nos obligó a ser un proveedor a base de golpes, porque era lo que se hacía en la época. Cuando uno se tuvo que quemar las pestañas durante la juventud para poder obtener el tan anhelado título universitario, el cual te hacía “ser alguien”, porque sino uno se supone que “no podía ser alguien”. Más encima, en ésa época, uno tuvo que observar cómo se le trataba a las mujeres, las cuales, era usual que no tuviesen título, por tanto, no podían “ser alguien”.

Y luego, el hombre con todo esto integrado en su manera de ser y de pensar, se encuentra con una mujer que no necesita de absolutamente nada para SER.
A pesar de que se sabe que muchas mujeres son amenazadas en sus puestos de trabajos y en otras situaciones sociales, por hombres que pueden intentar boicotearlas. Tengan cuidado que el hombre que hace esto, puede ser un conocido, pero también puede ser su marido, en cuyo caso: Mujeres, por lo que más quieran, ¡no le hagan caso! Al hombre que hace berrinches para que no trabajen. El conseguir mantener lo que otras mujeres han tenido que luchar por nosotras, es tarea de las mujeres de hoy. Así que si es que es necesario, hasta traten de deshacerse del hombre que las chantajee por amor.

Sin duda, que muchas mujeres pueden pasar por momentos en donde su pareja les puede gritar que no trabajen, porque las aman. También le pueden escuchar decir a su marido que mejor se queden en la casa, porque los hombres obtienen mejores sueldos, etc. El amor no se trata de eso y ustedes, mujeres lo saben bien. Así que aléjense de los hombres que no les permitan trabajar tranquilas. Tengan en cuenta que así como existen hombres con las características anteriormente descritas, también existen hombres que sienten un profundo orgullo por su mujer o por las mujeres en general.

Hay hombres a los cuales no les produce ningún tipo de trauma el hecho de que puedan admirar a las mujeres, el hecho de que ellas puedan ser mejores que ellos en algo en específico, etc. Tampoco les complica que las mujeres generen más dinero, que puedan tener más horas de trabajo remunerado o que tengan mayores compromisos sociales.
Desde mi punto de vista y de verdad espero no ser el único, siento mucha más seguridad, placer y hasta, excitación al compartir la mesa con una mujer en donde se pueda generar un buen diálogo. Desde ahora vamos a poner en mayúscula el término MUJER, ya que nos referimos a una mujer entera, fuerte y dispuesta a defenderse en caso de que la humille alguien.



Yo creo que algunos podrían estar de acuerdo conmigo cuando digo que la mejor vida se disfruta cuando sabemos que hemos encontrado una mujer con la cual podemos formar un equipo. Es decir, que cada uno puede aportar algo diferente a la relación. La mujer podrá solucionar temas que para mí sean complicados y viceversa. Para esto, los hombres tenemos que tener inteligencia, amor y lealtad, para que podamos ceder este problema con elocuencia.


Este tema es bien largo, todavía ambos géneros y todas las personas, tenemos mucho de qué aprender con respecto a poder crecer todos juntos como sociedad. Incluyendo las parejas, familias, individualidades, etc. Que podamos formar dentro de la misma. Hay muchos temas que son necesarios para que podamos empezar a convivir en un ambiente de más equidad. Así que, MUJERES, las invitamos a formar parte de este diálogo. Son necesarias, para que podamos ampliar nuestros conocimientos.

Recuerden que ustedes son inteligentes, brillantes y alegres y sabrán argumentar lo que deseen. Las invitamos con el propósito de poder crear una vida en común más justa, divertida e inclusiva.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"