Historia escalofriante de un chico negro inocente, de 14 años, ejecutado después de que un jurado blanco lo condenara

ADVERTENCIA: Contenido inquietante: George Stinney Jr fue asesinado en Carolina del Sur en 1944 y es la persona más joven ejecutada en Estados Unidos durante el siglo XX.

Esta es la desgarradora historia de un niño negro inocente que murió en la silla eléctrica luego de ser declarado culpable de asesinato en solo 10 minutos por un jurado compuesto exclusivamente por personas blancas.

George Stinney Jr tenía solo 14 años de edad cuando fue asesinado en 1944 y es la persona más joven en ser ejecutada en Estados Unidos durante el siglo XX.

Pero alrededor de 70 años después, en diciembre de 2014, un juez de Carolina del Sur anuló la condena por el asesinato de George.

En marzo de 1944, el adolescente afroamericano fue acusado de doble asesinato de dos niñas blancas en la tranquila ciudad de Alcolu, Carolina del Sur.

Los cuerpos de Mary Emma Thames, 8, y Betty June Binnicker, 11, fueron descubiertos en el “lado negro” de la comunidad con sus cráneos fracturados.

Ambas habían sido golpeados hasta la muerte con un pico de ferrocarril.

La policía arrestó a George después de que se descubrió que había visto a la pareja el día anterior.

Fue recogido de su casa por la policía, quien afirmó que confesó haber cometido el doble asesinato, a pesar de que nunca se dio una confesión por escrito.

La historia de George Stinney Jr fue recreada en Carolina Skeletons, una película de televisión de 1991.

Tampoco se presentaron pruebas físicas que lo relacionaran con el crimen.

Su hermana afirma que a la familia no se le permitió visitarlo después de su arresto.

El juicio de tres horas sigue siendo considerado como uno de los errores judiciales más horribles jamás cometido en Carolina del Sur.

Un jurado de 12 hombres blancos emitió un veredicto de culpabilidad después de solo 10 minutos de deliberación, condenando a muerte a George.

Luego, dos meses después, el niño de 14 años fue llevado a la sala de ejecución, temblando y llorando, donde lo hicieron sentarse.

Una oleada de 2.400 voltios pulsó a través de su cuerpo antes de que la máscara de la muerte del adulto, que era demasiado grande para él, se deslizara de su rostro y expusiera su rostro manchado de lágrimas.

Después de dos rondas más de electricidad explotando a través de él, el adolescente fue declarado muerto el 16 de junio de 1944.

Sin embargo, la condena por asesinato de George fue revocada por un juez de Carolina del Sur en diciembre de 2014.

Según la jueza Carmen Mullen, el abogado de George llamó a “pocos o ningún testigo” y no interrogó a sus acusadores correctamente.

La hermana del niño, Amie Ruffner, testificó durante el proceso de apelación que su hermano estaba en casa el día en que las dos niñas fueron asesinadas, por lo que no pudo haberlas asesinado.

Amie recordó el día en que vio a su hermano mayor ser arrestado por un policía blanco cuando ella era una niña de ocho años.

Ella dijo que la próxima vez que vió a George era su cara quemada en un ataúd abierto en su funeral.

Amie agregó que su familia se vio obligada a abandonar Alcolu debido al caso y nunca ha regresado.

Carolina Skeletons, una película de televisión de 1991, recrea la ejecución horrible del joven George.

Se basó en un libro del mismo por su sobrino David Stout.

www.mirror.co.uk


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"