Estudios revelan que a las mujeres solteras y a las divorciadas les va mejor.

Siempre ha existido una constante duda por saber a quién le va mejor en la vida, a las casadas, las que están en una relación, o a las solteras y las divorciadas. Pero un nuevo estudio, publicado en el Journal of Women’s Health por la Universidad de Arizona, tiene nueva evidencia que dice que las mujeres solteras y divorciadas les va mejor en la vida y además son más saludables que las casadas.

Muchos científicos sociales han propuesto que la evidencia que se tienen hasta el momento está lejos de ser definitiva, pero nuevas investigaciones han puesto en duda qué tan bueno para tu salud es dar ese gran paso al altar.

El estudio se realizó por tres años, donde estudiaron aproximadamente a 79 mil mujeres en su etapa post-menopausia, con edades entre 50 y 79 años y de más de 40 ciudades de los Estados Unidos. Ellas fueron estudiadas mientras se mantenían solteras, se casaban, mantenían relaciones serias o casuales, se divorciaban o se separaban y en cada caso midieron su estado de salud mientras pasaban por dichas circunstancias. Se hicieron reportes de su presión arterial, medida e índice de masa corporal. Al mismo tiempo, se les preguntó sobre sus hábitos alimenticios, ejercicio y consumo de alcohol y tabaco.



Los resultados finiquitaron que las mujeres solteras al casarse: les comenzó a subir la presión arterial lo que las llevo a sufrir muchos problemas de salud, al mismo tiempo aumentaban su índice de masa corporal gracias a la hipertensión causando un efecto negativo y riesgos cardiometabólicos, consumían más alcohol aumentando sus probabilidades de sufrir algún mal en el estómago o esófago.

En el caso de las solteras, sus hábitos se mantenían estables. Conjuntamente, las mujeres casadas que se separaban o divorciaban bajaban su índice de masa corporal logrando sentirse más seguras y cómodas con ellas mismas, la presión arterial bajaba eliminando cualquier riego de salud, mejoraban sus hábitos alimenticios lo que las llevó a aumentar su actividad física, sin embargo, a partir del divorcio fueron más propensas a comenzar a fumar.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"