Estudios demuestran que los padres aún pierden el sueño preocupándose por los hijos adultos

El papel de padre y madre no termina cuando los niños se vuelven adultos e independientes.
Estamos programados por naturaleza para cuidarlos, sin importar la edad que tengan. Siempre vigilaremos su éxito, felicidad y salud, y nunca dejaremos de preocuparnos.

Un estudio en la Universidad Estatal de Pensilvania muestra que esta preocupación no es una exageración, no es algo en nuestra cabeza, pero es realmente parte de nuestra naturaleza parental y dura hasta después de que los niños crecen.

Amber J. Seidel realizó el estudio, que se centró en padres de hijos adultos. Los resultados muestran que incluso en la edad adulta, los padres aún se preocupan. Un resultado interesante, pero no sorprendió a Seidel, quien ya sabía sobre la preocupación constante de sus padres.

La encuesta se realizó con 186 parejas y utilizó una escala del 1 al 8 para determinar la cantidad de apoyo que los padres ofrecen a sus hijos, 1 que simboliza el apoyo diario y 8 una gran ausencia una vez al año.

También se estableció una escala de estrés de 0 a 5. 5 representaba un alto nivel de estrés, mientras que 0 representaba la calma total. Todos los padres tuvieron su sueño monitoreado.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"