Estas son las señales de que tu hijo está listo para dejar el pañal.

Para la mayoría de los padres es tortuoso el hecho de pasar por el proceso mediante el cual sus hijos dejan el pañal. Cuando el niño aún no está listo para estar sin el pañal, puede ser estresante para los papás, tanto que en algunos casos, fuerzan al niño a estar listo antes de tiempo. Por lo que lo mejor es estar atento a las señales que el niño entregue acerca de cuándo está listo para dejar el pañal.

Lo primero que tenemos que tener claro los adultos es que el niño no hace nada aún por “capricho” o “a propósito”, sino que simplemente neurológicamente el niño no ha tenido la maduración biológica necesaria para poder dejar el pañal. Si bien el proceso puede ser más lento de lo que a uno le gustaría, lo cual puede ser difícil de escuchar para un padre, sin embargo, es el mismo niño el que regulará la capacidad que para darse cuenta cuándo es que necesita ir o cuándo tiene que si o si recurrir a un baño.

En mi caso personal, mi hija mayor se demoró un poco en dejar el pañal, estuvo con él hasta un poco antes de que cumpliese los 3 años. En consecuencia, durante varios meses tuve que escuchar a un montón de personas que con buenas intenciones me decían que cuándo mi hija iba a dejar los pañales, que ya estaba bueno, que era muy grande, etc. Sin embargo, los comentarios me sirvieron para darme cuenta, luego del estrés que en un primer momento me causaron, que el presionar a mi hija nunca iba a solucionar nada y tenía muchas posibilidades de empeorarlo todo. Entonces de un día para otro tuve que cambiar rotundamente mi actitud, y me dediqué a esperar a que mi hija me mostrara el momento en que ya estuviese lista.

Señales de alerta

Rescatando la información del sitio Fatherly, el hecho de que un niño se toque la zona con las manos, es la primera señal de que está empezando el proceso de dejar los pañales.

Esta señal no significa que esté listo, sino que más bien es el comienzo de que el niño se empieza a dar cuenta cómo funciona la evacuación. Dentro de las fechas tentativas, ya que cada niño es diferente y tiene su propio tiempo, en que esto puede pasar desde que tiene alrededor de un año y medio. A pesar de que es frecuente que los niños tarden uno o dos años más en lograr no necesitar más pañales de manera definitiva.

Es importante que los papás tomen cualquier señal de alerta con naturalidad. Por ejemplo, si es que el niño está sin pañal y sin querer se orina encima, entonces hay algunos padres que reaccionan negativamente en torno a esta situación, haciendo que el niño se avergüence o le hablan con emociones negativas, diciéndole que eso es algo malo o sucio. El hacer esto no es correcto debido a que el niño puede desarrollar sentimientos negativos en torno a la orina, por lo cual lo más probable es que le cueste aún más el llevar adelante el proceso. En cambio, si es que el niño siente que está bien el explorar e intentar orinar, entonces lo más probable es que el niño pueda lograr un control de esfínter más rápido.

Otra situación común es que se siente al niño en el orinal y se espere mucho tiempo para que el niño haga, a pesar de que el niño pida el pañal. Esto no es la mejor alternativa, sino que hay que respetar el pedido del niño, ya que eventualmente dejará los pañales por sí solo, para que esto suceda de manera natural entonces no hay para qué apurarlo. Lo mejor es que tengas paciencia y te preocupes por apoyarlo y respetarlo.

Si es que tienes dudas de que tu hijo esté mostrando señales de alerta que te indican que esté entrando en el proceso de dejar el pañal, entonces a continuación te presentamos algunas de las más comunes:

– Si es que cuando quiere hacer o cuando ya hizo, empieza a tener la costumbre de tocarse el área del pañal.

– Si es que a pesar de tener el pañal, intenta ir a otra parte de la casa para orinar o defecar y tú puedes notar que se tiende a agachar.

– Si es que muestra interés por su propia orina. Si es que tiende a sentarse, explorar y jugar a que hace sus propias necesidades.

– Puede estar varias horas con el pañal seco sin reclamar, pero luego de que lo ensucia, se da cuenta de que esto es algo que lo incomoda y entonces pide que le cambien el pañal.

– Realiza una imitación acerca de lo que los adultos hacen al ir al baño.

– Empieza a intentar decir o avisar de alguna manera que ya tiene ganas de hacer sus necesidades.

– Se interesa por aprender a subir y bajar los pantalones por sí solo.


Si es que tu hijo empieza a mostrar las señales anteriores, recuerda que significan que ya está en el proceso de dejar el pañal, no significa que esto lo haga de la noche a la mañana, ya que es un proceso que puede durar más de un año, dependiendo de la maduración neurológica tu hijo.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"