Estas son las 5 frases fundacionales de Albert Einstein sobre el crecimiento personal.

Demás esta decir que todos hemos oido hablar de Albert Einstein, el científico más celebre y brillante del siglo XX. Su aporte definitivo fue la teoría de la relatividad, pero más allá de su labor científica, también nos ha dejado frases de gran riqueza y valor, que podemos aprovechar para nuestro crecimiento personal.

A continuación te brindaremos las frases fundacionales de Albert Einstein sobre crecimiento personal que te servirán de inspiración y reflexión.

Un poco de historia…

Finalmente terminaría siendo un científico reconocido, pero se cuenta por ahí que Albert Einstein -ya sea por verdad o para agrandar la leyenda- de niño no era considerado por sus profesores como un alumno particularmente brillante. Tenía ciertas dificultades al expresarse, relacionarse con los demás y tardó mucho en hablar (no lo hizo hasta los 3 años de edad). Llegada la adolescencia, sus problemas se agravaron.



La cuestion es que el Albert Einstein no logró encajar en la educación secundaria . Cuentan que un profesor, el Dr. Joseph Degenhart, le dijo que nunca iba a conseguir nada en la vida.

Sin embargo, a pesar de esto, Einstein logró mantenerse motivado, proseguir con sus estudios hasta eventualmente darle forma a la teoría de la relatividad. Esa misma que muchos intentaron desacreditar en un principio.

Estas son algunas de las frases de Albert Einstein, conclusiones propias que fundaron su grandeza y su crecimiento personal.

“Todo el mundo es un genio, pero si juzgas a un pez por su habilidad de escalar un árbol, pasará su vida entera creyendo que es un inútil”.

-Albert Einstein-

Dos formas de ver la vida

“Existen dos formas de ver la vida: una es creer que no existen los milagros, la otra es creer que todo es un milagro”.

-Albert Einstein-

Esta es una de las frases de Albert Einstein que probablemente nos lleve a que nos replanteemos nuestra actitud ante la vida, si. nuestra actitud que es clave para ser felices, aquella que siempre descuidamos y no tratamos de educar para que con esfuerzo sea siempre la mejor.

Es una invitación a que pensemos.

¿Nos consideramos siempre víctimas de todo lo que nos sucede? ¿Creemos que no tenemos capacidad para modificar en lo que nos sucede? Muchas veces, Todo eso que percibimos como negativo nos llega a angustiar de tal manera que somos incapaces de identificar las oportunidades que encierra, perdemos la fe, dejamos de creer y luego nos sorprendemos de que las cosas no resulten.

La sociedad actual tiñe nuestra mirada con un filtro. El de escasez, el poner el foco en lo que falta, en lugar de concentrarnos en la abundancia. Es por eso que estamos convencidos que ”necesitamos” adquirir o comprar bienes o servicios que nos den esa elusiva satisfacción, teniendo aquello que nos ha hecho pensar que nos falta, craso error nada nos falta para ser felices, esta dentro de nosotros y lo manifestando adoptando la manera de verlo todo como un milagro. Para muchos es como si nunca, ni por un instante, nada fuese suficiente ni estuviese bien. De esta forma se sienten pobres, carentes. Una sensación que de alguna forma u otra, todos hemos albergado alguna vez, la salida está en nosotros, la llave es la actitud.

Vivir en piloto automático

“Pocos son los que ven con sus propios ojos y sienten con sus propios corazones”.

-Albert Einstein-

Esta segunda frases de Albert Einstein nos puede llevar a reflexionara sobre lo siguiente, en algo en lo que en ocasiones todos caemos y se de denomina la ausencia de conciencia que vivir en piloto automático.

Nuestras creencias, nuestros hábitos, rutinas y nuestros patrones mentales y de conducta son los que dirigen nuestra vida. hacemos todo sin pensar verdaderamente, a veces incluso lo hacemos para evitar sentir, porque tememos sufrir. Así nos mantenemos ciegos mientras la vida nos pasa por delante.

Es difícil salir de ese modo automático. Sin embargo, son muchas las actividades, como la meditación o el habito de disfrutar el aquí y ahora, que nos invitan a estar más presentes y concientes de cada día, tenemos que alejarnos de esa forma de vivir mecánica que hace que nos comportemos como robots. Es enriquecedor lograr conectar con nuestro interior.

“Tengo que estar dispuesto a abandonar lo que soy para convertirme en lo que quiero ser”.

-Albert Einstein-

El peligro de no hacer nada

“Locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes”.

-Albert Einstein-

¿De qué nos sirve realmente tropezar siempre con la misma piedra? Si no aprendemos nada al primer tropezón.

Tendemos a esperar que las cosas cambien sin modificar nuestros hábitos, nuestras actitudes, sin madurar. Es como si le brindásemos la responsabilidad de lo que no logramos a una fuerza superior. Quizás la buena o mala suerte, tal vez la culpa la tengan los demás, o tal vez en realidad algo de culpa la tengamos nosotros mismos?

Tantas veces nos instalamos en la queja constante y el victimismo, diciendo cosas como “No me gusta mi trabajo, pero es que no puedo conseguir otro” o “Sé que mi pareja va a serme fiel esta vez, yo lo conseguiré”. Esto, como bien dice Albert Einstein, ¡es una locura!



Para obtener resultados diferentes tenemos que hacer cambios en nosotros mismos en primer lugar. Desempolvarnos, salir de nuestra zona de confort, tomar acciones, no quedarnos quietos. Es bastante improbable que repitiendo una y otra vez el mismo patrón obtengamos resultados diferentes.

El fracaso es dejar de intentarlo

“No fracasas hasta que dejas de intentarlo”.

-Albert Einstein-

Esta nos permite reflexionar sobre un concepto errado muy extendido, que nos hace creer que fracasar es el fina de todo. Los fracasos no son motivos suficientes para tirar la toalla, de ellos se aprende y mucho, más que de los éxitos incluso. Los fracasos son aprendizajes y verlos como tales nos permite avanzar y lograr objetivos en el futuro.

No son pocos los que piensan que el fracaso son señal de que es el momento de rendirnos, de pensar que “eso no es lo nuestro”. Y si Albert Einstein hubiera creído esto, hoy no contaríamos con su legado. Sí, definitivamente el verdadero fracaso, solo se da cuando dejamos de intentarlo o cuando despreciamos el viaje hasta la meta con sus idas y vueltas.

“El genio se hace con un 1% de talento y un 99% de trabajo”

-Albert Einstein-

El poder de cambiar el pensamiento

“El mundo como lo hemos creado es un proceso de nuestro pensamiento. No puede ser cambiado sin cambiar nuestro pensamiento”.

-Albert Einstein-

Cuesta creerlo, la realidad que vemos, el modo en que percibimos la realidad está muy influenciada por nuestras experiencias anteriores y por los filtros que usamos -como el optimismo o el pesimismo- que hemos ido incorporando, con la experiencia, a nuestra mirada. Es por esta razón que de poco sirve quejarse por cómo nos tratan las circunstancias de la vida, hay que aprender que somos nosotros los que tenemos que cambiar nuestro pensamiento y nuestra forma de verlas.

Sabiendo esto de manera intuitiva y por experiencia propia , Albert Einstein nos invita a reflexionar sobre todas aquellas actitudes que nos hacen sentir como victimas de las circunstancias como si no tuviéramos ningún control. Cuando, en realidad, todo cambio nace desde dentro de nosotros. Nosotros tenemos un gran poder que no aprovechamos, Descúbrelo!

Si estás en el camino de búsqueda y crecimiento personal, o tal vez te encuentres atravesando una crisis o si sientes que te esta costando seguir adelante, estas frases de Albert Einstein pueden ayudarte a dar el paso, ese paso definitorio hacia una buena vida. Pensar sobre ellas te llevarán a abrir tu mente, a cuestionar la prácticas que te trajeron hasta este punto en la vida y cuando las cosas se vayan esclareciendo podrás experimentar la vida de una manera mucho más enriquecedora y gratificante.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"