¿Estás en una relación de rebote? Descubrelo con estas señales.

En la vida pocas cosas duelen más que un corazón roto. Para este caso a veces, lo único que crees que puede ayudar a sanarlo es un “rebound”, o una relación de rebote, para llenar el hueco que dejó tu ex- o el que ella dejó en él. Si un “clavo saca otro clavo” tienes que tener cuidado de no ser ni el “clavo” ni el “martillo”, pues puedes terminar rompiendo más corazones. Estas señales te ayudarán a descubrir si eres alguna de esas dos.

Al poco tiempo de haber terminado una relación comenzaste a salir con un chico nuevo, y aunque no tengas malas intenciones con él, inconscientemente no puedes evitar herirlo. Por eso siempre es mejor decirle que todavía no estás preparada para una relación seria. Así le ayudarás a tomar las cosas con calma, sin demasiadas expectativas y con el corazón protegido, aparte de ser honesta contigo misma.

¿No estás segura? Estos son los claros indicios que eres el “martillo”.


Estas desesperada por encontrar alguien con quien salir, CUALQUIERA.

Lo único que quieres es una pareja con quien acurrucarte los domingos, da igual quien sea. Usualmente tras haber sido abandonada o después de la ruptura de lo que fue una mala relación, lo único que quieres es un poco de atención y cariño. Inconscientemente el cerebro busca con quien experimentar las sensaciones del amor, incluso cuando te prometiste “ahora sí voy a estar sola un buen tiempo”.


No lo conoces más allá del borde de la cama

De seguro tienes una relación sexual genial, pero aparte de esto, fuera de la cama no tienes idea de cómo va la relación. Te la pasas muy bien en los momentos de intimidad que no te dan ganas de salir y averiguarlo así que por ahora prefieres centrarte en lo divertido de tu nuevo romance más que en la seriedad de tu nueva relación.

No recuerdas cómo superaste a tu ex.

Superar a alguien a quien de verdad amaste toma algo de tiempo, para algunos más que para otros. Así que si ahora mismo experimentas cierta felicidad en tu vida intenta recordar el proceso que viviste para olvidar a tu ex. ¿No puedes? Si no puedes hacerlo es porque tal vez nunca hubo ese proceso. Y aunque quisieras encarar las cosas como si esa parte de tu vida ya ha sido enterrada la verdad es que en algún momento volverá a salir.

No puedes dejar de hablar de él.

Evítate las excusas para auto convencerte que lo haces por ser honesta en tu relación, la verdad es que lo mencionas a todo quien esté dispuesto a escucharte porque aun lo llevas en tu mente. Verás que ya llegará el momento en que tu chico te hará frente pues son las situaciones ideales para el “tenemos que hablar, ¿tú y tu ex qué?”. Imagínate en su lugar, no será agradable.

Cambias repentinamente tu humor


Toda la confusión que tienes en el corazón también se verá reflejada en tu actitud y más aún cuando estés sola, es por eso que prefieres estar con él o rodeada de tu familia y amigos todo el tiempo. Puedas negar toda esta situación pero o puedes engañarte con respecto a lo que sientes en tus adentros.

Fantaseas situaciones con tu ex

Más allá de los sueños sexuales que no significan nada, si fantaseas con ciertos escenarios o momentos que involucran a tu ex, o te gusta imaginarte cómo sería si te encuentras con él y tú estás en compañía de tu nuevo chico por ejemplo, aunque trates de convencerte que lo has superado, que aún lo tengas presente en tus pensamientos indica lo contrario.

Vas muy rápido


Cuando descubres que te estás enamorando, lo normal es asustarse un poco, sentir temor al hecho de volver a exponerse que le rompan el coraón, te mueves con cuidado. En cambio una característica de las relaciones de rebote es la prisa con que se lleva a cabo todo.

¿Identificas todas estas señales, pero no en tí sino en él? Descubre si eres el “clavo”.

Terminó hace poco

Esto es algo muy obvio, sin embargo es el primer error que solemos cometer. Es que no todos los chicos que terminan una relación estable están listos y rápidamente buscando su próxima novia para curar el corazón roto. La mayoría no logra recuperarse tan rápido y aún no están preparados para comenzar una relación nuevamente.


La ruptura fue una pesadilla

Al final de una relación de muchos años, del tipo que todos pensaban que se iban a casar, o que fue tan conflictiva que terminaron muy mal, tienes que saber que ese tipo de relaciones no se superan tan rápido. Necesitan cierto tiempo para ordenarse las cosas y volver a la normalidad.

Van a toda máquina y lento a la vez

De manera superficial la relación da pasos de gigante, se “aman” desde la segunda cita, piensan vivir juntos, se sienten almas gemelas. Calma, con esto apenas lo conoces hace una semana, tal vez sea un cuento de hadas pero también puede que sea puro cuento. Fíjate en lo que es realmente importante, la conexión, esa química y el trato que tienen el uno con el otro, así sabrás la verdad.

Su interés en ti cambia repentinamente

Cambia drásticamente su actitud contigo, un día es el más pegajoso que ni para respirar te suelta y al otro ni existes para él. Esta es una clara señal de que su corazón está confundido, no sabe aun lo que necesita, y tú has quedado atrapada en el medio de todo el embrollo.

¿Puedes identificar estas señales a partir de ahora? Te quedan dos opciones: tratar de hacerlo funcionar o bien salir corriendo. Tomes la decisión que tomes ten en cuenta siempre estos puntos antes señ


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"