¿Estas auto-saboteando tu relación y no te has dado cuenta?

Resulta muy fácil culpar a los demás de las cosas que a veces se nos salen de control, nos estamos quejando constantemente de nuestra pareja resaltando todas las cosas que para nosotros están mal, sin darle la más mínima importancia a las cosas que realmente valen la pena, todo esto logra desatar un caos y, sientes que ya no puedes seguir en esa relación, con la persona que según decías amar, tal vez te estas enfocando demasiado en cosas sin sentido y sin querer ya estas auto-saboteando tu relación.



Se entiende que realmente no es fácil la relación de pareja, de pronto te enfrentas a un mundo nuevo cuando decides formalizar una relación. De pronto, surgen los problemas, cuando antes todo parecía color de rosa. Por un tiempo saltaban corazones y luces de colores cada vez que te acercabas a tu pareja, y ahora pareciera que lo que va a saltar son los enojos sin sentido, pues todos aquellas ilusiones se han ido apagando con cada una de las discusiones y aunque aparentemente tú crees que estás haciendo las cosas correctamente en tu relación, te das cuenta que por nada del mundo mejora. Cuidado!! tienes que parar un poco y recapacitar ¿que estoy haciendo mal? Para que haya una discusión tienen que haber dos personas, una sola no discute, es muy común que surjan conflictos en la relación pero la mayor parte del tiempo podemos evitarlos, desafortunadamente el estrés y la rutina cotidiana, son factores que influyen para que la menor provocación, sea un detonante para iniciar una guerra sin cuartel.

Pero siendo sinceros, a veces somos nosotros quien estamos provocando los conflictos. Por ejemplo: te molestan los niños gritando, la cena no esta hecha, la tarea de los hijos pendiente, el aseo, el hombre que no ayuda con bañar a los hijos. Ambos saben perfectamente que tienen otras actividades fuera la casa, sea estudios o trabajos y, que ta vez el otro ha llegado a casa solo una hora antes que tú.

Entonces, comienzan los reclamos y lo que van a encontrar seguramente será una respuesta molesta y con obvias razones, ambos están cansados y no tienen ánimos para aguantarse. Y es de entenderse que vienen cansado del trabajo, y lo único que desean es paz y llegar a un ambiente agradable, donde te reciban con atenciones y buena cara, pero la realidad es que para tu pareja las horas del día no han sido suficientes para poder sacar adelante todas las actividades y lejos de evitar un conflicto, tu acción generara una reacción, y vendrá una discusión inevitable. Diferente seria si tú asumes tu papel e independientemente de tu cansancio, te acercas y le das un beso y le dices: Amor ¿en que puedo ayudarte? Créeme, que un acto tan sencillo, hará una gran diferencia. Pues si se ayudan, tendrán las fuerzas que se necesita para poder terminar pronto e ir a dormir juntos, como parejas, la mayoría de las veces los conflictos se generan por cosas tan sencillas e insignificante, que si no se lava el coche, que si no surtiste la despensa, que si no sacaste a pasear al perro, que porque no ganó el equipo de casa, y un sinfín de cosas sin sentido, cuando en realidad lo mejor seria evitar discusiones innecesarias, que a larga, solo deteriora la relación, y esto puede lograr una separación definitiva.

Es verdad que la vida a veces se torna pesada, porque hay infinidad de cosas que no están en nuestras manos, pero antes de iniciar una guerra sin cuartel, te recomiendo que analices lo que está sucediendo, piensa ¿en qué puedes ayudar, como puedes aligerar la carga? Colabora, no critiques, dialoga con tu pareja algo tan sencillo como el diálogo, puede cambiar tu vida, como dice el dicho a veces uno debe de ponerse en los zapatos de otro,  que intentes comprender por lo que tu pareja tal vez este pasando, para que se comprendan, y no lleguen a dañar la relación.


Recuerda los gestos que ha hecho que se enamoren, no buscar pleitos en cosas simples que con un poco de empatia se solucionaría, las relaciones no solo son besos y mimos, sino de llevar la relación a siguientes niveles, ser compañero, amigo, confidente del otro. Resaltar las fortalezas de esa relación y tratar de minimizar las debilidades como para ir sobresaliendo y conviviendo en armonía con el amor de tu vida.

Pero, por sobre todo evitar crear fantasmas donde no as hay, elimina el enojo y alimenta el dialogo y el apoyo con tu media naranja, así evitaras auto-sabotear tu propia felicidad y el bienestar de tu familia.