Estas acciones destruyen tu autoestima y te convierten en tu enemiga

EXIGENCIAS EXTREMAS

Cuando nos exigimos que tenemos que ser las mejores, las más rápidas, las más atractivas, las mejores en el trabajo, etc. Nos convertimos en unos verdaderos enemigos, ya que nos desapegamos de nuestras propias necesidades para poder lograr nuestros objetivos o propósitos.

Si es que te ha pasado que cuando obtienes lo que quieres, sientes que no valió la pena tu esfuerzo o simplemente, no sientes felicidad con lo que lograste, entonces ese logro se convierte en desdicha. Quizás tarde nos damos cuenta de que realmente nos estamos sobreexigiendo más de lo que deberíamos y que así, tampoco somos felices incluso aunque aparentemente logramos lo que queríamos.

COMPARACIONES BASURA

¿Qué pasa si es que vivimos pensando que las otras personas son más que nosotros en casi todos los aspectos? Por nombrar algunos ejemplos: Son más bonitas, más rápidas, han logrado más objetivos que nosotras, tienen más en lo material, etc.

Si es que el estar comparándote con los otros es una rutina y si es que el estar en una competencia que solo tu conoces, es algo que haces a menudo, entonces es hora de que estés más atenta a este comportamiento, ya que no te hace bien. Aunque no te des cuenta, te desenfoca de lo que realmente deberías estar realizando para avanzar en las metas que tu tienes en la vida. Además, de que si es que comparas tus logros con los de otros, puede ser que éstos parezcan de mayor o menor tamaño, sin embargo sólo deberías de juzgar esto en relación a tu propio esfuerzo.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"