Estar soltera y feliz me enseñó a ser mas exigente

En relación al amor, hoy soy menos ilusa, pero también mucho más juiciosa y criteriosa.

No que yo haya desistido de este sentimiento, pero aquella emoción juvenil e incluso inocente ya no existe.

La cuestión es que ya he vivido situaciones suficientes para darme que una relación amorosa no implica sólo sentimiento. Implica diferencias, involucra a la familia, envuelve a vecinos, animales domésticos, e incluso smartphones.
Dos dejan de ser dos y pasan a ser un número incontable de gente, alentando por tu felicidad (o no).
Tiene que ver con la paciencia, presión, frustración, desconfianza. Claro que involucra también cosas maravillosas, como vida una compartida, compañerismo, afecto, amor, confianza.

Yo recuerdo muy bien cuando tenía 15 años y soñaba con enamorarse. Creía que era lo mejor que podría ocurrir en esa época, pero no sucedió … Me frustró, pero fui llevando la vida cómo venía. Cuando finalmente tuve una relación más profunda pude decir que la vida me dio una bofetada en la cara.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"