Esta es la historia de una chica que sufrió bullying desde los ocho años por su peso y logró bajar 33 kilos.

El pasado domingo 12 de agosto de 2018, una chica decidió contar su experiencia en Twitter sobre el acoso que vivió muchos años gracias a su condición física. Su nombre es Lydia y su historia ha obtenido más de 6.800 me gusta volviéndose viral en muy pocas horas.

La historia de esta chica comienza con dos fotografías del antes y después “Hilo de cómo pasé de esto a esto, las consecuencias de adelgazar y TCAs -Trastornos de la Conducta Alimentaria-. No todo es tan bonito como parece.”

Esta chica cuenta que sufrió depresión desde los 8 años gracias al constante acoso que vivió, “Bullying, acoso, insultos a diario y depresión desde bien pequeña. A los 8 años más o menos tuve la primera.”

Para todos los jóvenes el instituto es una etapa muy fuerte, pero Lydia asegura que en ese tiempo sufrió mucho más “Un p… infierno, vamos. La gente tiene mucha maldad a estas edades, más que en el colegio. Tendía a taparme constantemente. Siempre iba con sudaderas de este estilo incluso en verano. Se metían conmigo ya no sólo por mi peso si no por mi pronto desarrollo” contó.

A sus 13 años logró bajar 18 kilos, pero volvió a aumentar 25 kilos porque “mentalmente no estaba preparada y era muy débil” comento en uno de sus tuits.

Y no solo tenía que lidiar con los problemas sociales, sino también, con diversos problemas de salud, “16 años y ya pesaba 106 kg. Obesidad tipo dos, IMC de 38.5. Rozando la obesidad mórbida. Hipertensión arterial, prediabetes, hipermenorrea menstrual, grasa en el hígado, problemas de corazón y un largo etcétera. “

Hasta que un 29 de marzo del año 2016 tomo la decisión más importante de su vida luego de que el médico le avisó que si no bajaba de peso no llegaría a los 30, “Pasaron los meses y perdí mucho peso. Muchísimo. En cosa de 5 meses había perdido 33 kg. Todo eran felicitaciones, felicidad, me sentía bien porque los demás me veían bien.”

Pasó por problemas de autocontrol ya que se saltaba las comidas, Lydia asegura que no se arrepiente, “Y sí el cuerpo no queda igual después de adelgazar. Tengo piel sobrante, estrías en sitios que normalmente no se tienen y se me notan los huesos en algunas partes del cuerpo. Puede ser feo a la vista, pero es quien soy y no me arrepiento de nada.”

“Mucho ánimo para todo el que lo esté intentando, enhorabuena al que lo haya conseguido y al que haya fallado que no desista. Lo intenté durante más de 10 años hasta llegar aquí. Un cambio no llega en dos días” fue lo que comento la chica a toda la comunidad twittera dando su apoyo a quien esté pasando por algo similar.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"