Está científicamente comprobado ser gruñon te hace más inteligente y trabajador

Si entre tus intenciones de año nuevo está disminuir un poco a tu mal humor y ser menos bravucón, tendrías que pensarlo dos veces ya que estarías malgastando la oportunidad de ser más inteligente y más trabajador que los demás.

Andar la mayoría de veces de malas, fastidiarte por todo y el aprovechar cualquier situación para gruñir no es tan malo como parece. Efectivamente, poseer un mal carácter tiene ciertas ventajas científicamente demostradas; ser un renegado te ayuda a ser más sobresaliente en el trabajo y más clarividente.

El científico Joseph Forgas y algunos de sus colegas de la Universidad de New Sotuh Wales, en Australia, han ejecutado diferentes investigaciones acerca de cómo el temperamento interviene en la vida diaria. En uno de sus experimentos, las personas tenían que calificar algunos mitos urbanos después de haber visto películas que alteraron su humor.

Los participantes estuvieron divididos en dos grupos. Al primer grupo le proyectaron películas para que se sintieran felices y al segundo le pusieron cintas para hacerlos sentir mal. Después les preguntaron su opinión acerca de mitos como la leucemia provocada por plantas de energía o si la CIA estuvo detrás del asesinato de Kennedy.

Las consecuencias revelaron que las personas de mal humor tienden a ser más prevenidos y a evaluar con más detalle la información. Según los científicos, los gruñones desarrollan más atención, tienen mejor memoria y por eso son más inteligentes.

Según Forgas: Los estados de ánimo negativos muestran que vivimos en una situación nueva y desafiante y demandamos un estilo de pensamiento más atento, detallista y observador.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"