Es simple: Quien quiere estar contigo, está contigo (Sin excusas)

Desde que se crearon las excusas el hombre siempre quedó bien parado ante cualquier dificultad. Siempre vemos lo que queremos ver, cerrando los ojos ante lo que a simple vista ven los demás, cuando queremos a alguien que no nos muestra ningún interés dedicándole tiempo y esperando señales de amor que nunca llegarán. Nos sentimos esperanzados ante falsas ilusiones que uno mismo crea en su mente. Será bueno tener presente que el ser humano en general precisa saber la verdad sin necesidad de excusas y ver que cada día es una oportunidad para ser feliz.

Por muchas ocupaciones que podamos tener en nuestras vidas o por limitaciones que nos coloque la circunstancias, siempre habrá tiempo para atender lo que ponemos en primer plano, ya que cuando nos sentimos atraído por una persona no hay “pero” valido, ni excusa suficientemente grande para encontrarnos o enfrentar la realidad, ya que todo se hará si queremos. Se hará sencillo si realmente lo queremos ya que todo fluirá de manera libre.

Nosotros somos dueño de lo que realmente queremos, será cuestión de ponerlo en el plano que lo queremos y necesitamos tener, siempre teniendo en cuenta nuestros sentimientos más puros y nobles, prestándole mucha atención a los sentimiento de los demás, porque será sencillo ver de acuerdo a las actitudes si la otra persona quiere estar o no con nosotros en el momento que lo requerimos.

La vida es un intercambio de sentimientos donde no siempre se tiene lo que realmente se quiere. Nos podemos encontrar con personas que quieran o deseen estar con nosotros, pero no es nuestro deseo tenerlos, o por el contrario, podemos encontrarnos con personas que deseamos a nuestro lado, pero ellas no quieren estarlo. Resulta difícil cuando uno quiere algo y no podemos obtenerlo, pero el simple hecho de desearlo no quiere decir que se nos va a conceder o nos mostrará el mismo interés.

Debemos aceptar también con respeto la opinión de las demás personas, aceptando los sentimientos sin quererlo cambiar, ya que eso es parte de la vida cotidiana. El día que encontremos la persona que tengan nuestros mismos gustos y deseos será nuestro momento principal y mostremos con firmeza la confianza necesaria y demostremos nuestros sentimientos sin reprimirlos ni limitarlos, ya que uno ofrece lo que quiere recibir.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"