¿Eres sexualmente atractivo/a? Esto es lo que dice el cuerpo

Las palabras sobran cuando el cuerpo es capaz de hablar sin pronunciar palabra alguna: señales, gestos, ademanes, expresiones corporales, todo implica algo más allá de lo que se observa a simple vista. El lenguaje cobra vida y a propósito, estudios han confirmado la existencia de algunos signos, casi imperceptibles, pero no menos importantes, que demuestran que ciertas expresiones físicas son contundentes a la hora de reconocer si le resultas atractiva sexualmente. El Dr. Ekman, psicólogo especialista en expresión facial y emociones, explica las señales que ofrece el rostro.

Las señales rápidas


Son signos que indican cambios circunstanciales, por citar alguno, cuando levantamos o movemos las cejas o sonreímos.

Las señales estáticas


Se habla de señales estáticas cuando se pueden observar cambios en las ubicaciones de algunos gestos del rostro, la pigmentación de la piel, el color de la piel. Todas son reacciones inconscientes que el cuerpo está emitiendo o comunicando para decir algo sin necesidad de hablar.

Micro expresiones


Son las leves señales que indican algo, que pueden ocurrir con cierta velocidad y exteriorizan algunas emociones escondidas que allí pasan a ser visibles.

Estos y otros signos fueron estudiados durante años bajo el ala de la comunicación no verbal, que se trata de “leer” todas estas expresiones emitidas desde el cuerpo y que no se manifiestan mediante la palabra, sino que, a través de los gestos, miradas, expresiones, emociones, que lo dicen todo, pero con otros códigos y otros símbolos no convencionales.

La seducción interpretada como un juego

Se sabe que el cuerpo es una gran vidriera que indica emociones o manifestaciones que demuestran alguna intencionalidad, sobre todo es así cuando alguien especial tiene toda nuestra atención. Los juegos de seducción son parte de la comunicación no verbal que no siempre son involuntarios, pues se trata de darse a la tarea de conquistar, seducir a esa persona especial donde el trabajo de acercamiento queda a la vista.

Cabe hacer la aclaración que ciertos movimientos que se hacen a menudo, son expresiones normales o que quizás formen parte del rango característico de esa persona. Nos referimos a gestos que pueden ser involuntarios que no aluden precisamente al sexo. Es por ello que todo depende de la situación, de la persona y del contexto en el cual nos encontremos.

En los hombres

Gestos muy característicos en los hombres, son pasarse la mano por la cabeza varias veces, se toman el cinto con las manos, generalmente al hacerlo, llevan el cuerpo hacia esa persona que les interesa y otro gesto muy común es que se estén acomodando la ropa permanentemente. También sacan pecho o estiran el cuerpo.

En las mujeres

Curiosamente, las mujeres realizan el efecto inverso. Lejos de realizar movimientos como de inclinar el cuerpo o mostrarlo más, se retraen, intentan parecer más chicas, el cabello forma parte de la escena e intentan jugar, tomarlo, soltarlo, acomodarlo, moverlo todo el tempo. Predisponen sus muñecas y el cuello.

Ante una situación de cambio de roles, la mujer incluso puede tomar la posta y ser ella la que lleve la iniciativa, inclusive dándose el caso de que se trate de dos mujeres.

El roce “accidental”, es casi una actitud esperada, pues así sea con las manos o con otras partes del cuerpo, siempre significa algo. El contacto visual es permanente entre ambos. Los dos intentan encontrarse en la mirada del otro.

El intercambio de miradas


En una conversación que se da de tipo ocasional, las miradas solamente quedan allí: en los ojos. Si la intención de las dos personas va más allá de una simple charla, entonces la boca primero y luego todo el cuerpo comienzan a adquirir mayor protagonismo. Así, se denomina mirada triangular cuando la mirada va desde un ojo al otro, la punta de la nariz o la boca. Esta mirada que comienza en la boca recorre el cuerpo y desciende para quedarse en los genitales. Una parte de este juego de seducción la cumplen las pestañas, pues el pestañeo se torna permanente y un dato no menor es que las pupilas se dilatan.
Cuando el interés sexual está latente, todo el cuerpo se encuentra dispuesto hacia esa persona que nos interesa. Las piernas, le apuntan, los pies y las rodillas. Así estemos sentados de costado o de frente, la disposición corporal se dirige inevitablemente hacia esa persona.

Cabe precisar que, todos somos diferentes y por lo tanto debido a nuestra personalidad tenemos rasgos diferentes por lo que podemos reaccionar distinto conforme a nuestra manera de ser. No existe una sola verdad escrita sobre la comunicación no verbal, todo se ajusta al rango característico de la personalidad de cada quien que puede ser más o menos expresivo o demostrativo. La comunicación no verbal nos ayuda a tomar en cuenta ciertos parámetros que son recurrentes en ciertas circunstancias, pero como todo tendrá algunas variaciones de más o de menos según de quien se trate. Tener un conocimiento previo de la persona que nos gusta puede ofrecernos algunas pistas de hasta dónde pretende llegar.

Fuente: https://www.clarin.com/entremujeres/pareja/interesas-sexualmente-mira-dice-cuerpo_0_rkrGNYwUb.html


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"